Si algo está claro es que envejeceremos. Ahora bien, nos preocupa mucho el proceso y buscamos estar siempre lo mejor posible. De hecho, es habitual escuchar que debemos de hacer ejercicio habitualmente. Llevar dieta sana, sobre todo, cuando somos mayores.

Intentamos que nuestras capacidades físicas y cognitivas estén poco deterioradas. Pero, ¿podremos entonces mantenernos “siempre jóvenes”? Es posible que te venga a la mente la película GATTACA en la que, gracias a la clonación, las personas tienen a su disposición órganos para trasplantar los deteriorados y mantenerse jóvenes más tiempo.

Sin embargo, la realidad, como siempre, supera a la ficción.

Anuncios
Anuncios

En muchas ocasiones, a pesar de llevar una vida sana, las enfermedades y otras dolencias nos atacan igualmente. ¿Por qué? ¿A qué es debido?

 La ciencia explica

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Santiago de Compostela (USC) aclaran estas dudas. Ellos determinaron que se podría llegar a predecir cómo envejecerá una persona, antes de que las primeras señales se hagan visibles. ¿Y cómo podría saberse esto?

Los investigadores afirman que la clave está en la interacción entre dos tipos de ADN: el nuclear y el mitocondrial. Ambos tipos de ADN, según el estudio, desencadenan una adaptación celular que repercute en toda nuestra vida. Por lo tanto, influye también en nuestra calidad de envejecimiento.

 Para poder entender mejor este tipo de interacción, aclaremos un poco estos dos tipos de ADN y sus diferencias.

Anuncios

Todo empieza en las células que conforman nuestro cuerpo. El ADN nuclear es el que está en el interior del núcleo de las células. Es el responsable de nuestras características genéticas, la mitad procede del padre y la otra mitad de la madre. Sin embargo, el ADN mitocondrial se encuentra en las mitocondrias y únicamente proceden de nuestra madre.

La clave está en saber cómo se produce esta interacción entre ambos. El estudio comprobó que, haciendo cambios en el ADN mitocondrial de ratones, se desencadenaron una serie de mecanismos que permitieron que los ratones envejecieran mejor.

 El resultado

¿Y a qué nos lleva esto? A que la ciencia entienda mejor el envejecimiento y a que sea posible evitar enfermedades asociadas a la edad. En definitiva, en unos años parece que podríamos mejorar nuestra salud cuando seamos mayores.

 Esta investigación permitiría diseñar técnicas de substitución mitocondrial. Es decir, técnicas que permitiesen substituir mitocondrias alteradas por otras procedentes de donantes sanas. Esto impediría la transmisión de enfermedades de madres a hijos y mejoraría nuestra #Vejez. Realmente espectacular. #Investigación científica #Calidad de vida