Nos vamos a morir, eso es algo que todos sabemos. Lo que más nos intriga o más respeto nos infunde es cómo va a ocurrir. Uno de los aspectos a los que probablemente temamos más es a la enfermedad. 

Hay #Enfermedades a las que nosotros mismos podemos dar solución o por lo menos podemos reducir en gran medida sus consecuencias. Una de ellas y a la que nos vamos a referir, en concreto, es al colesterol

Puede que estemos pensando que asociar colesterol y muerte sea excesivamente exagerado. Pero, ¿realmente es así? 

Todo comienza con la presencia de exceso de colesterol en los vasos sanguíneos. Las posibles consecuencias de esta acumulación son graves: infartos, isquemias e ictus. 

Los vasos están totalmente obstruidos y es necesario “desatascarlos” para vivir.

Anuncios
Anuncios

Llegado este punto, la solución es el quirófano. En estas operaciones digamos que se “reabren” los vasos taponados o se sustituyen por un injerto sano, en caso que esté dañado. 

Hasta aquí todo parece normal. Pero, en ambas situaciones, ya sea por la reapertura de vasos o por cirugía con injertos, las paredes de los vasos sufren lesiones. Ante estas lesiones el cuerpo reacciona. ¿Y cómo lo hace?

Las células de las paredes de los vasos sanguíneos comienzan a crecer para cicatrizar la zona lesionada. Pero, con frecuencia este crecimiento puede ser excesivo, produciéndose un engrosamiento de las paredes. Por lo que el problema inicial se ha vuelto a generar. Los vasos están nuevamente obstruidos. Es la denominada restenosis.

 

¿Qué es la restenosis?

La restenosis es una de las complicaciones más frecuentes encontradas en cirugías tras la implantación de un stent o muelle.

Anuncios

Unos muelles que se colocan en los vasos sanguíneos o arterias para ayudar a corregir el estrechamiento que han sufrido y evitar así, por ejemplo, posibles infartos.

Pero, la restenosis también es la responsable que muchos trasplantes de riñón o de corazón fallen con el paso del tiempo. Los vasos suturados se van obstruyendo e impidiendo la irrigación sanguínea al nuevo órgano.

Cabe preguntarnos, si esto es algo que parece que ocurre con “cierta” frecuencia o por lo menos existe esa posibilidad, ¿no hay nada que pueda evitarlo? ¿qué está haciendo la ciencia al respecto?

 

Como impedir la restenosis

Un grupo de investigación formado por científicos de la Universidad de Valladolid y del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) ha patentado un fármaco derivado de un compuesto natural que emplean para recubrir el stent implantado.

¿Qué hace este fármaco? Sencillamente impide el crecimiento excesivo de la pared del vaso sanguíneo en el que se ha realizado la colocación de la malla.

Anuncios

El crecimiento excesivo es debido a la sobreexpresión de una proteína (Kv.13) presente en las células de las paredes de los vasos sanguíneos. Y el fármaco lo que hace es impedir, precisamente, esa sobreexpresión.

El fármaco propuesto por este equipo de investigación tiene la ventaja que no provoca efectos colaterales. Por lo que la idea del grupo de investigación es poder recubrir los stents con una sustancia que incluya dicho fármaco.

Ahora, sólo queda llegar a acuerdos con empresas para el desarrollo del dispositivo. #Investigación científica #Medicina