El  Leishmania infantum es frecuente en perros, sin embargo, la Leishmaniosis cutánea y visceral si puede afectar al humano. La OMS asegura que es una enfermedad que afecta de forma mayoritaria a los rincones más pobres de la tierra, y suele guardar relación con la malnutrición y la falta de higiene. Es endémica (afecta a una región o país) en muchos países y zonas de África, Asía y parte de Sudamérica.

En España ha habido casos de leishmaniosis, pero han sido casos muy concretos y aislados que no suponían peligro real .

Anuncios
Anuncios

No obstante, no pueden olvidarse casos como el del brote de leishmaniosis visceral en la Comunidad de Madrid durante todo 2010 y 2011, o el de Fuenlabrada en 2012. Y es que no es para menos, pues en la capital se detectaron hasta 108 casos en 2010 y 118 en 2011. De los 69 casos registrados desde febrero de 2010, 40 residían en Fuenlabrada.

A día de hoy, y gracias a los avances en estudios epidemiológicos, se han descubierto nuevas especies de esta enfermedad, asociada a la Sergentomyia, en distintas partes del planeta. Por eso mismo, los expertos están tratando de localizar las especies vectoras cuanto antes como principal medida preventiva. Una de estas nuevas variedades es la Leishmanía en Sergentomya minuta, cuya caracterización de secuencias de ADN ha reflejado una gran similitud con la Leishmanía tarentolae y otras #Enfermedades caninas muy propias de los países asiáticos.

Anuncios

Un investigador que hizo su tesis doctoral sobre el tema de la Leishmanía, Daniel Bravo Barriga, asegura que “esta es la primera indentificación de flebotomos naturalmente infectados con Leishmanía tarentolae en España. Creemos que la posible infección de otras especies de flebotomos con otras especies de Leishmanía en nuestro país debe tenerse en cuenta en los estudios epidemiológicos a realizar en áreas donde la leishmaniosis es endémica”, añade.

La Leishmanía tarentolae es más corriente en lagartos, aunque no es considerado patógeno para los seres humanos. Tampoco se descarta que puedan provocar infecciones asintomáticas, por ello continúan los ensayos, con el fin de conocer su alcance a la hora de infectar células fagocíticas humanas. Lo mismo ocurre con el resto de Leihsmanías, la mayoría de origen animal. Lo que sí está claro por parte de los científicos, es que el cambio climático afectará a los insectos portadores de enfermedades. #Investigación científica #Medicina