Las heridas de bala, así como las de cualquier otro tipo, que como consecuencia de las lesiones vasculares que producen, provocan profusas hemorragias incoercibles, encuentran una rápida solución en esta nueva herramienta terapéutica.

El dispositivo del que hablamos ha sido utilizado por los militares en el campo de batalla. Interviniendo de urgencia a soldados con heridas, que presentan un  gran componente hemorrágico, que pone en crisis la supervivencia de los mismos. El éxito obtenido hace que su utilización se transfiera al auxilio de pacientes civiles, que sufren pérdida abundante de sangre por lesiones vasculares. Producidas éstas en accidentes domésticos, de tránsito,  o por motivos relacionados a patologías.

Anuncios
Anuncios

Se supone que en el futuro próximo, estos aparatos estarán en todas las ambulancias como parte habitual del arsenal terapéutico indispensable.

El dispositivo Xstat, que es el nombre de esta enorme jeringa antihemorrágica, está cargado con 92 esponjas de celulosa, del tamaño de una pastilla de paracetamol. Contienen un coagulante de la sangre y un antimicrobiano llamado quitosano. Poseen la capacidad de adherirse a superficies húmedas y absorber gran cantidad de líquido; ésto hace que se expandan, a la manera de un tampón femenino, obturando la cavidad y ejerciendo presión sobre los vasos sanguíneos heridos. De esa manera detienen la hemorragia. Cada una de estas esponjas lleva un marcador, fácilmente identificable radiográficamente, que hace imposible que alguna de ellas quede "olvidada" en una herida. Se supone que la pérdida de sangre es detenida en 15 segundos y la vida útil de las esponjas es de 4 horas.

Anuncios

Permitiendo el ulterior tratamiento del paciente, con medios de mayor complejidad.

A pesar de que se expone como un gran hallazgo científico reciente, esta forma "mecánica" de detener una hemorragia, recuerda al método utilizado durante décadas, por los odontólogos de todo el mundo.  Es de vieja práctica el uso de una almohadilla de celulosa, con forma de cubo, que se coloca a presión en un alveolo sangrante en exceso, luego de una extracción dental. El cubo de celulosa se expande y su presión sobre los vasos detiene el sangrado.

Nuevo método, o viejo método actualizado y mejorado, es sin duda un gran avance en materia del tratamiento de las urgencias hemorrágicas. #Investigación científica #Medicina