“Cada vez que un enfermero emigra a un país extranjero en busca de trabajo, se produce una pérdida indirecta, tanto económica como profesional, en nuestro país”. Así se expresa Pedro Perejón Soriano, un joven de 24 años de la localidad sevillana de Benacazón que estudió Enfermería en la Universidad de Sevilla. Pedro se encontró con una nube de incertidumbre al acabar su carrera, como le pasó a la mayoría de sus compañeros, muchos no sabían qué hacer, si estudiar un máster que les garantizara aún más su futuro laboral o estudiar otra carrera relacionada con el ámbito de la Enfermería. Como él, miles de jóvenes en España no saben a qué atenerse cuando finalizan sus estudios, la crisis económica y la oleada constante de recortes en materia de sanidad impiden el desarrollo del sector sanitario, tanto en España como en Andalucía.

Anuncios
Anuncios

Pedro decidió estudiar Enfermería por su interés en el mundo de la salud. “Me gustaban carreras como Fisioterapia, u Odontología…Pero finalmente me decanté por Enfermería con vistas a la salida laboral al finalizarla pero sobre todo por la esencia de esta disciplina, que ninguna lo ofrece tan íntegramente como la Enfermería”, afirma Pedro. Lucía Badillo, palaciega y podóloga de la promoción del 2009 por la Universidad de Sevilla, también se graduó el pasado año en Enfermería junto a Pedro y sostiene que cuando empezó la carrera le encantó y descubrió una vocación que antes desconocía, una vocación que le hizo cambiar completamente la forma de ver su vida.

No obstante, la enseñanza que reciben los alumnos de Grado en Enfermería no es quizá siempre suficiente para poder enfrentarse el día de mañana al mercado laboral, pues necesitan de experiencia laboral para afinar su formación.

Anuncios

Pedro declara que durante la carrera le enseñaron las generalidades y principios de la Enfermería. “Podremos ser buenos en determinadas técnicas, saber manejar de forma aproximada la asertividad, tener capacidad de identificación y resolución de problemas…pero es la experiencia del día a día lo que te hace sentirte seguro para poder desenvolverte en el mundo laboral”, sostiene.

Desafortunadamente, el mercado de trabajo en el sector sanitario no está teniendo sus mejores momentos, lo que conlleva al detrimento de la calidad de la sanidad en España. Los constantes recortes, la privatización de hospitales públicos, la falta de personal y material en los servicios sanitarios se han convertido en la lacra del sector. “Últimamente nos vemos acusados por fuertes recortes en sanidad, que se ven traducidos en disminución de puestos de trabajos y bajadas de sueldos, entre otros”, dice Pedro. Por ello, muchos enfermeros y médicos buscan salidas laborales fuera de España y deciden emigrar. 

Ni Pedro ni Lucía han podido ejercer aún como enfermeros, aunque Lucía sí ha podido conocer algo del mundo laboral, pues ha trabajado como podóloga cuatro años.

Anuncios

Desde que terminó su carrera, Pedro realiza actualmente cursos de formación continuada todas las semanas para conseguir puntos para la bolsa de trabajo, también estudia inglés a diario y está haciendo un máster de Farmacoterapia a distancia por la Universidad de Valencia, al igual que Lucía. Aparte, Pedro también se está preparando las oposiciones al Servicio Andaluz de Salud (SAS) previstas para octubre de este mismo año.

Ante ello, tanto Pedro como Lucía sostienen que el futuro de la mayoría de los jóvenes está difícil, aunque afirma que no hay que perder el interés y seguir trabajando, pues tarde o temprano se verá la recompensa. #Medicina