La #NASA ha añadido más de 1.200 nuevos planetas a la galaxia conocida este martes, lo que supone una duplicación del número de planetas confirmados orbitando en estrellas lejanas. Son datos revelados por el telescopio espacial Kepler y dan esperanzas “de que en algún lugar, alrededor de una estrella muy parecida a la nuestra, podamos descubrir eventualmente un planeta habitado”, ha explicado Ellen Stofan, jefe científica de la NASA.

Los análisis de los datos aportados por el telescopio Kepler, han descubierto que 1.284 de los objetos encontrados tienen una probabilidad del 99% de ser un planeta, de los 4.302 potenciales detectados por el telescopio.

Anuncios
Anuncios

Kepler busca en particular en la llamada “zona habitable”, es decir, lo suficientemente cerca de una estrella para que el agua se acumule en la superficie de un planeta.

Más de 500 planetas podrían ser rocosos

La científica de la misión, Natalie Batalha, ha explicado en rueda de prensa que casi 550 de los planetas recién confirmados podrían ser planetas rocosos como la Tierra, de acuerdo con su tamaño. La nueva investigación ha añadido “nueve planetas más al 'salón de la fama' de los exoplanetas”, ha declarado. En total, son 21 exoplanetas de los que se sabe que son aproximadamente del mismo tamaño que la Tierra y que se encuentran a similar distancia de su estrella. Los nuevos planetas han sido encontrados en una pequeña parte del cielo nocturno, concretamente entre las constelaciones de Cygnus y Lyra.

Anuncios

El telescopio Kepler, lanzado en el año 2009,  detecta un planeta si percibe una pequeña atenuación de luz cuando un planeta pasa por delante de su estrella, como ocurrió este lunes con el Sol y Mercurio, en un espectáculo que se produce cada mucho tiempo y que ha generado mucha expectación en todo el mundo. Sin embargo, estas señales también pueden ser causadas por cualquier tipo de objeto que se mueve a través del espacio, lo que puede suponer la creación de falsos positivos, lo que obliga a una gran cautela entre los científicos. #Investigación científica