Las misteriosas estructuras que se encuentran en el interior de una cueva francesa son el trabajo de los constructores neandertales que vivieron en la región más de 100.000 años antes de que los humanos modernos pusieran un pie en Europa. Las extraordinarias construcciones están hechas de casi 400 estalagmitas que han sido arrancadas del suelo y apiladas una encima de otra para producir paredes rudimentarias en el suelo de la cueva.

Las formaciones más destacadas son dos paredes anilladas, construidas con hasta cuatro capas de profundidad en algunos lugares, las cuales parecen haber sido apuntaladas con estalagmitas de cuña como estancias verticales.

Anuncios
Anuncios

La mayor de las paredes alcanzan los siete metros de diámetro y se levantan a 40 centímetros de altura. "Esto es completamente diferente a cualquier cosa que hayamos visto antes. Me parece muy misterioso ", declaró Marie Soressi, arqueóloga de la Universidad de Leiden. Se trataría de un descubrimiento único en la historia de los logros de los neandertales y se encontraría entre los proyectos de construcción humanos más antiguos jamás descubiertos.

Signos de fuego

Las partes de las paredes muestran claros signos de daño de fuego, con las estalagmitas ennegrecidas o enrojecidas y fracturadas por el calor, lo que lleva a los investigadores a sospechar que los neandertales utilizaron chimeneas incrustadas en las estructuras para iluminar la cueva. Los espeleólogos locales avistaron las misteriosas formaciones en la década de 1990, situadas a más de 300 metros de la entrada a la cueva Bruniquel, cerca de los Pirineos en el suroeste de Francia.

Anuncios

En aquel entonces, las estructuras de estalagmitas se consideraron de hace aproximadamente 50.000 años, teniendo en cuenta la edad de los restos de los animales quemados que se encontraron en los alrededores.

Pero las nuevas pruebas de las estructuras, publicadas en la revista Nature, revelan que construcciones de las paredes parecen ser de mucho antes de lo pensado. Los tipos de estalagmitas y los pedazos de huesos carbonizados datarían de hace al menos 175.000 años. Según los científicos franceses y belgas que han dirigido la investigación, solamente los neandertales podrían haber construido dichas estructuras. #Unión Europea #Investigación científica #Arqueología