Oriente Medio y el Norte de África podrían convertirse en lugares "inhabitables" en el transcurso del siglo XXI, advierten los investigadores, debido a los efectos adversos del cambio climático. Jos Lelieveld, director del Instituto Max Planck de Química y profesor en el Instituto de Chipre, ha confirmado que el número de días extremadamente calurosos registrados en la región se ha duplicado desde 1970, y que este número podría aumentar en cinco veces a finales de este siglo.

Más de 500 millones de personas viven en Oriente Medio y el Norte de África, pero el doctor Lelieveld y sus colegas creen que el número de refugiados climáticos podría aumentar drásticamente en el futuro debido a las temperaturas crecientes.

Anuncios
Anuncios

Los investigadores han comparado los datos desde 1986 a 2005 con las predicciones de 26 modelos climáticos durante el mismo período de tiempo, para proyectar las condiciones climáticas para dos períodos futuros; 2046-2065 y 2081-2100. Los científicos basan sus proyecciones en dos escenarios distintos: uno en el que los gases de efecto invernadero empiezan a disminuir en el año 2045, y otro en el que no lo hacen. En ambos casos, se prevé que la subida más fuerte de temperatura suceda durante el período estival.

Las temperaturas podrían alcanzar los 50 grados

Durante el día, esto podría suponer que se llegara a los 46 grados. A finales de siglo las temperaturas al mediodía podrían alcanzar los 50 grados, han advertido, con olas de calor que golpearían la región 10 veces más a menudo de lo que lo hacen actualmente.

Anuncios

Además del ascenso de las temperaturas en general, el número de días de calor podría aumentar a 80 a mediados de siglo, en comparación con un promedio de 16 registrado entre 1986 y 2005, aunque esta cifra podría aumentar a un máximo de hasta 116 días para el final de la siglo.

"En el futuro, el clima en gran parte de Oriente Medio y el Norte de África podría cambiar de manera tal que la existencia misma de sus habitantes estuviera en peligro", ha explicado el Doctor Lelieveld. "El cambio climático empeorará significativamente las condiciones de vida en la región. Las olas de calor prolongadas y las tormentas de polvo del desierto pueden hacer algunas regiones inhabitables, lo que sin duda contribuirá a la necesidad de emigrar a otras zonas más habitables”, ha concluido. #Calentamiento global #Investigación científica