El calentamiento global es uno de los mayores problemas ambientales al que nos enfrentamos en la actualidad, afectando a todo el planeta en forma de desastres naturales. Ahora, un estudio ha revelado que el #Calentamiento global también es un problema entre las sábanas.

El estudio, publicado por la National Bureau of Economic Research y desarrollado por tres economistas de las universidades de Tulane en Nueva Orleans, Florida Central y la UC Santa Barbara, ha revelado que el aumento de las temperaturas da lugar a una “disminución de la frecuencia coital”, o lo que es lo mismo, a menos sexo.

Tras examinar 80 años de datos sobre fertilidad y temperaturas en EEUU, observaron que cuando las temperaturas superaban los 27ºC, la tasa de natalidad 9 meses después sufría una notable disminución.

Anuncios
Anuncios

Un 0,4% menos, que equivale a unos 1.165 nacimientos menos a lo largo y ancho de EE.UU.

A pesar de que los datos no resulten alarmantes a primera vista, suponen un gran problema para las economías más desarrolladas, que ya tienen bajas tasas de natalidad.

Los investigadores resaltaron tres puntos a considerar en base a sus resultados. En primer lugar, la disminución de nacimientos causa inestabilidad en las economías nacionales.

“El descenso de las tasas de natalidad es un problema muy serio para los países como EE.UU. o Reino Unido, que tienen tasas de natalidad por debajo del reemplazo generacional”, dijo Barreca, profesor asociado de la Universidad de Tulane.  Según la Directora del Centro Internacional Trabajo y Familia del IESE Business School ya hay 70 países en el mundo por debajo del reemplazo generacional, lo que supone un motivo de preocupación para el futuro; a menor proporción de gente en edad de trabajar en comparación con el número de jubilados mayor será el reto que tengan que superar estos países para la financiación de las jubilaciones y el control del gasto sanitario.

Anuncios

En segundo lugar, más nacimientos en los meses de verano significa una peor salud para los bebes. Según  apunta el estudio, los niños nacidos en verano, como consecuencia del retraso de las concepciones a otoño, a menudo experimentan una tasa mayor de mala salud; aunque aclaran, que las razones no están bien establecidas.

Finalmente, el estudio arroja un poco de luz sobre el problema, y es que el aire acondicionado podría ser el afrodisíaco definitivo. Durante la investigación descubrieron que en la década de los 70, cuando el aire acondicionado en casa no estaba extendido, el número de nacimientos era aún menor que ahora.

Así, proponen una solución al problema: para incentivar la vida sexual en los días calurosos, lo mejor es invertir en aire acondicionado. #Investigación científica #Sexualidad