El Gran Colisionador de Hadrones (LHC) del CERN, en Ginebra, ha colapsado al punto de interrumpirse su funcionamiento, debido al inocente mordisco de una comadreja en uno de sus cables de potencia.

El LHC es una gran obra de ingeniería, también conocida como la "máquina de Dios". Se trata de un acelerador y colisionador de partículas ubicado en la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN, en francés). Este prodigio científico es una estructura circular de unos 27 km que se halla a 100 metros bajo la superficie de la tierra, entre las fronteras de Suiza y Francia. Esta compleja maquinaria simula big-bangs a pequeña escala para recrear las condiciones del universo, y examinar así la validez y límites del marco teórico de la física de partículas.

Anuncios
Anuncios

Con cada prueba del acelerador, el volumen de datos generado es tal que no hay ordenador capaz de gestionar tal volumen, por lo que se constituyó una red inteligente de ordenadores a la que se denomina "super ordenador".

El incidente con la comadreja se produjo, al parecer, cuando el pequeño mamífero mordió un transformador eléctrico de 66 kilovoltios. Aunque el animal no llegó a entrar al túnel y el accidente ocurrió en el exterior de las instalaciones eléctricas, donde los ingenieros encontraron sus restos carbonizados, se produjo un fallo tal que obligó a paralizar el acelerador. Las instalaciones de este prodigio científico están situadas en el campo, por lo que los accidentes con #Animales salvajes son más comunes de lo que parece. Así, en 2009 se produjo otro corte cuando un pájaro dejo caer pan sobre los sistemas eléctricos.

Anuncios

En esta ocasión, la paralización del calendario de experimentos durará al menos dos semanas

Podemos decir que el LHC es el mayor refrigerador del mundo, pues todos sus procesos se desarrollan a -271 grados centígrados. Por ello, cada vez que el LHC sufre una avería es necesario calentarlo hasta temperatura ambiente, reparar esa avería y volver a enfriarlo a temperaturas cercanas al cero absoluto. Este proceso puede llevar hasta tres meses. #Investigación científica