Científicos de la Universidad de Maryland School of Medicine (UM SOM) han logrado identificar el funcionamiento de una vía clave para dilucidar el problema de la conciliación del sueño y el despertar (por ejemplo, mantenerse despierto durante el día, o conciliar el sueño durante la noche).

El estudio, dotado de un gran detalle biofísico, se centró en un área particular del cerebro: el núcleo supraquiasmático (SCN) del hipotálamo. Tal región se comporta como un reloj interno del cerebro (duración del sueño, inicio del mismo y su terminación), y en ella se concentran ciertos canales de iones, o proteínas que transmiten la información de una neurona a otra por corrientes eléctricas.

Anuncios
Anuncios

Específicamente se estudió un grupo de canales de iones conocidos como canales de potasio BK.

Los experimentos se realizaron sobre ratones cuyo horario de vigilia y sueño es opuesto al de los humanos (duermen de día; despiertan durante la noche). El resultado: durante el día los canales BK inhiben la vigilia.

Y se comparó el comportamiento de ratones normales con otros ratones alterados genéticamente para que sus canales BK no pudieran ser inactivados. En el segundo caso, los animales tenían niveles más bajos de actividad neuronal, que confirmaban una mayor actividad diurna (vigilia), algo inusual en los ratones normales que generalmente duermen durante el día.

"Este es el primer estudio que muestra que la inactivación del canal BK es crítica para la modificación del ritmo circadiano (*) en el cerebro".

Anuncios

Aunque los canales BK eran ya conocidos por su importante papel en la regulación de otras funciones fisiológicas (activación de músculos, control de la presión arterial, frecuencia cardíaca, etc.), y desde el punto de vista neurobiológico (regulación de la excitabilidad neuronal, control motor, aprendizaje y memoria), es la primera "evidencia" de que están específicamente implicados en el ciclo sueño-vigilia.

El estudio ha sido publicado en Nature Communications.

(*) Ritmos circadianos.

Son ritmos biológicos u oscilaciones de las variables biológicas en intervalos regulares de tiempo. Suelen sincronizarse con los ritmos ambientales que tienen un valor periódico entre 20 y 28 horas, y que suelen coincidir con los ciclos de luz y temperatura, y aunque son endógenos, establecen una relación estable con tales ciclos externos, alargando o acotando su valor periódico, tendiendo a igualarlo con el ciclo ambiental. #Investigación científica #Medicina