Los científicos han identificado un nuevo tipo de estrella que hasta ahora sólo había sido considerada de forma hipotética. Llamada SDSS J124043.01+671034.68 (o ‘Dox’) por los astrónomos, es una estrella tan vieja que su capa más externa está ahora compuesta casi enteramente de oxígeno puro.

Cuando las estrellas relativamente pequeñas, con una masa hasta 10 veces inferior a la masa del Sol, se acercan al final de sus ciclos de vida, suelen deshacerse de sus capas más externas para convertirse en lo que se conoce como Enanas Blancas. Debido a la alta gravedad, los elementos más pesados descienden en el núcleo de la estrella, mientras que los elementos más ligeros como el hidrógeno y  el helio emergen a la superficie.

Anuncios
Anuncios

Esto es exactamente lo que ha ocurrido con la estrella que protagoniza este artículo. Los astrónomos determinaron que la atmósfera exterior de SDSS J124043.01+671034.68 tiene más del 99,99% de oxígeno en su composición. Sólo se han descubierto pequeños rastros de otros elementos, como neón, magnesio y silicio, y ninguna señal de hidrógeno y helio, dos compuestos que en el caso de otras estrellas habrían predominado en la superficie.

Los astrónomos siguen sin comprender el fenómeno en su totalidad

“Esta enana blanca es totalmente inesperada”, declaró Souza Oliveira Kepler de la Universidad Federal de Rio Grande do Sul en Brasil, quien se encuentra a cargo del equipo que descubrió esta estrella.

“¿Qué ocurrió con todos esos elementos ligeros? ¿Cómo han desaparecido?”, preguntó el astrofísico sobre este peculiar fenómeno, que es el único caso entre unas 32.000 enanas blancas analizadas hasta la fecha.

Anuncios

Por ahora nadie sabe con exactitud qué ha ocurrido con los elementos que desaparecieron de la superficie de Dox, pero Kepler y sus compañeros tienen varias teorías.

Es posible que Dox forme parte de un sistema binario, y que su interacción con la otra estrella haya provocado la expulsión de una gran parte de los elementos atmosféricos, quedando expuesto únicamente el oxígeno.

También se cree que si Dox tenía carbón quemándose en su núcleo, éste podría haber estallado eliminando los elementos más ligeros de la superficie.

Los científicos seguirán estudiando este fenómeno, aunque el hallazgo de Dox ya ha aportado nuevos datos sobre la evolución de las estrellas.

“Creo que el principal problema es que hemos dedicado los últimos 50 años a estudiar la evolución de las estrellas que no interactúan entre sí, cuando al menos un 30% de ellas interactúan con otra en un sistema binario”, declaró Kepler.

Los hallazgos sobre esta peculiar estrella fueron publicados en el número 6281 de la revista Science. #Investigación científica