No son pocas las veces en las que la ciencia, nos somete a extraños experimentos con el objetivo de comprobar cómo reacciona el cuerpo ante según qué situaciones. Ya sea con el fin de curar una enfermedad o lanzar un nuevo producto al mercado, la experimentación siempre está presente. Algunos de esos experimentos, se limitan únicamente a testear con productos que como mucho te producen alguna que otra alergia, otros, en cambio, pueden resultar de lo más aterradores y grotescos. Hoy, en esta columna de Blasting News, vamos a conocer “El experimento ruso del sueño”, sin duda alguna, te dejará helado y traumatizado.

A finales de los años 40, en Rusia, un grupo de prestigiosos y desalmados científicos, sometió a un grupo de 15 personas a un experimento que consistía en ver lo que le sucedía al cuerpo tras un largo periodo sin dormir.

Anuncios
Anuncios

Los resultados que obtuvieron, fueron cuanto menos, grotescos y aterradores.

Los sujetos que se sometieron a dicho experimento, fueron recluidos en una sala totalmente sellada y de dimensiones reducidas. La angustiosa habitación, estaba equipada con comida suficiente para 30 días (los días que duraría la prueba), libros y una mesita donde depositar algunas cosas. Aun así, carecían de agua a su antojo, ropa limpia y aseo. Para mantenerlos despiertos, se les subministraba a través de unos conductos de ventilación un gas que les servía como estimulante.

Durante los cinco primeros días todo iba bien, los sujetos no notaban ningún cambio destacable en su organismo a excepción de cierto agotamiento muscular y escozor de ojos. Cuando el experimento alcanzo su noveno día, uno de los sujetos empezó a gritar por un periodo de tres días sin descanso, sus lamentos cesaron cuando se destrozó las cuerdas vocales.

Anuncios

En el día catorce, los científicos decidieron cerrar el subministro de gas, pero lejos de agradecerles tal decisión, los sujetos clamaban y suplicaban que se reactivara el subministro de estimulante.

Al ver que la situación se estaba descontrolando, los científicos decidieron entrar en la sala para ver que estaba pasando. Lo que encontraron en su interior fue de pesadilla, uno de ellos había muerto y los demás tenían trozos de piel colgando por todas las partes de sus cuerpos. Se estaban comiendo en vida los unos a los otros. Ante la insistencia de proseguir con el experimento por parte de los superiores, decidieron mantener en clausura un tiempo más.

Todos murieron finalmente por las heridas provocadas, todos menos tres, que finalmente recibieron un disparo por parte de uno de los científicos. Sus rostros eran irreconocibles, no parecían humanos, se habían convertido en verdaderos monstruos.

No existen pruebas fiables de que esto sucediera, pero viendo lo cruel que puede llegar a ser nuestra especie… ¿A alguien le extrañaría? #Investigación científica #Misterio #Leyendas