Lo que fue el evento más importante del momento cuando la sonda Rosetta envió su módulo Philae sobre el cometa 67/P el 12 de noviembre del año 2014, parece que definitivamente ha llegado a su fin, tras repetidos intentos de la agencia espacial europea en recuperar las comunicaciones entre el modulo y la sonda, los científicos de la ESA han confirmado en sus últimas declaraciones que las posibilidades de que se vuelvan a recuperar son de casi imposibles.

En el momento del aterrizaje de la Philae, no se pudieron lanzar los arpones que tenían que fijarla sobre la zona elegida para su aterrizaje, tras rebotar un par de veces sobre el cometa 67/P Churyumov-Gerasimenko, consiguió detenerse a poco más de un kilómetro del lugar elegido en una zona conocida como Abydos.

Anuncios
Anuncios

El módulo estuvo transmitiendo datos durante un plazo de sesenta horas sin interrupción a la sonda Rosetta, entrando luego en hibernación hasta que el día veintiséis de abril del año 2015, el trece de junio de ese mismo año tuvo el último contacto con su sonda matriz y aunque se esperaba que volviese a despertar de su invernación el 13 de agosto el modulo ya no volvió a dar señales. Los investigadores del proyecto creen que la causa de que no se haya reiniciado es debido a que el polvo que es desprendido del cometa ha cubierto sus paneles solares y eso evita que se puedan recargar nuevamente sus baterías.

Aun a las pocas horas que se han podido recoger datos, el Philae ha completado casi un 80% del trabajo que estaba programado para la misión, como recoger restos orgánicos de la superficie, tomar imágenes durante el descenso o realizar estudios sobre las condiciones climáticas del cometa.

Anuncios

El cometa 67/P Churyumov-Gerasimenko se encuentra en estos momentos a una distancia de 350 kilómetros de nuestro sol, tiene un periodo orbital de 6,6 años y está formado por dos lóbulos y tarda 12,4 horas en dar una vuelta sobre su eje. Este cometa fue descubierto en el año 1969 por el cientifico Klim Ivánovich Churiúmov de origen ucraniano-soviético, tras estudiar las fotografías echas por la científica del mismo origen Svetlana Ivánovna Guerasimenko. #Investigación científica