Si se diera en España una nueva infectación de virus Ébola, de Antrax, fiebre de Lhasa, Gripe Aviar o cualquier otra enfermedad infectocontagiosa especialmente grave y que amenace con propagarse de forma epidémica por toda la población creando una pandémia, el lugar donde aislar a los pacientes cero antes que estos expanda el virus seria el piso 22 del Hospital de la Defensa Gómez Ulla donde se encuentra la Unidad de Aislamiento de Alto Nivel diseñada, construida y organizada para esta misión. Contener las enfermedades epidémicas desde su primer momento aislando a los pacientes iniciales para en un entorno controlado y estéril tratarlos con lo último en tecnología médica y sobre todo e impedir la propagación de la enfermedad.

Visitar esa unidad puede recordar a los pasillos de una nave espacial de filme de ciencia ficción con su profusión de puertas, mamparos, cámaras de vídeo  y diferentes salas equipados con lo último en tecnología de vigilancia y telecomunicaciones.

Anuncios
Anuncios

e hecho solo puede entrarse con tarjeta personal y toda el área es estanca solo puede abrirse una puerta si se ha cerrado la anterior, así solo puede accederse a un mamparo si el anterior esta cerrado previamente evitando así toda posible fuga.

El objetivo de tan alta seguridad es el control de la enfermedad desde los inicios aislando totalmente al enfermo y garantizándole a la vez el mejor tratamiento posible tanto para enfermedades infectocontagiosas o aquejados por armas químicas, bacteriológicas o afectados por radiaciones nucleares.

Para ello la unidad cuenta con 8 habitaciones aisladas en que médicos y enfermeros disponen de una cámara previa "limpia" donde ponerse el traje protector EPI, Equipo protección Individual, antes de entrar a la sala donde se encuentra el paciente propiamente dicho, esta está tan capacitada que puede servir de quirófano y realizarse una intervención quirúrgica al enfermo sin necesidad de bajarlo a los quirófanos de planta y exponerse a la menor posibilidad de contaminación. 

Una vez realizados los cuidados precisos el personal abandona la habitación, presurizada así evitando que el aire salga al exterior, se libera del equipo de protección y demás material que es incinerado y puede abandonar limpio la unidad.

Anuncios

Junto con estas ocho habitaciones en España se dispone de otras dos de este tipo en el hospital Carlos III, en las que fue tratada la afectada por Ébola Teresa Romero el pasado año, y sendas habitaciones en hospitales de Valencia, Barcelona, Sevilla y Tenerife lo que da un total de 14 mientras que en Francia se disponen de 10, en Gran Bretaña 11 y Alemania, lo que hace a España el país con la mejor estructura de esta clase en Europa, como dato advertir que EEUU solo dispone de once, lo cual es muy significativo.

Ahora bien se jugado con ventaja en la creación de esta unidad pues se han aplicado las lecciones aprendidas por la crisis del Ébola, Antrax y Gripe Aviar buscando siempre un grado mayor de seguridad al logrado en cada evento, si bastaba con tales medidas buscar unas medidas superiores de control.

El único inconveniente de este complejo es el gran número de personal humano preciso pues entre médicos, enfermeros y personal de apoyo cada habitación necesita de un concurso de 50 personas para su empleo optimo cuando esta en uso ahora bien el objetivo es "evitar que el bicho salga fuera" por lo que es difícil pensar que los 8 cuartos estén en funcionamiento a la vez dado que el objetivo es tratar a los primeros pacientes antes de que llegue ninguna #Epidemia.

Anuncios

En definitiva un seguro de emergencia que permitirá a España afrontar y anular una crisis epidémica si se localiza en su raíz. Ese es el objetivo. #Ébola #Medicina