Un estudio reciente sugiere que eliminar las células desgastadas ayuda a los ratones de mediana edad a tener vidas más largas y saludables.

Los investigadores de Mayo Clinic informaron a Nature, a través de internet, de que eliminando estas células desgastadas o células senescentes, se incrementa la esperanza de vida media de los ratones entre un 24% y un 27% respecto al resto de roedores, quienes normalmente acumulan células senescentes con la edad. Los investigadores descubrieron además que la eliminación de células senescentes mejoran la función cardíaca y renal.

Norman Sharpless, gerontólogo e investigador del #Cáncer en la "UNC School of Medicine" en Chapel Hill, informó de que si los resultados se repitieran también en las personas, podría dar lugar a una forma completamente nueva para combatir el envejecimiento.

Anuncios
Anuncios

La mayoría de tratamientos antienvejecimiento requieren que la gente tome medicamentos durante décadas. Dijo además que la eliminación periódica de células senescentes podría revertir el reloj temporalmente mejorando la salud de gente que esté envejeciendo. "Si el informe es correcto, creo que será uno de los informes más importantes sobre envejecimiento." Dijo Sharpless.

Las células senescentes son aquellas que han dejado de dividirse y cumplir su función habitual. En su lugar, se  acomodan y bombean sustancias químicas inflamatorias que pueden dañar los tejidos circundantes promoviendo un envejecimiento adicional. "Son células zombi", dice Steven Austad, biogerentólogo en la Universad de Alabama en Birmingham. "Han dejado de tener utilidad. Son perjudiciales."

El biólogo especializado en cáncer, Jan van Deursen de la Clínica Mayo de Rochester (Minnesota) y sus compañeros, desarrollaron esta estrategia induciendo a las células senescentes a suicidarse.

Anuncios

Los investigadores descubrieron previamente que una proteína llamada p16 se acumulaba en las células senescentes. El equipo enganchó una gen a una proteína causando que las células autodestruyeran el ADN que promueve la activación de p16, por lo tanto cada vez que se producía una proteína p16 también se producía una proteína suicida.

Esta proteína suicida necesita un producto químico para destruir las células. Una vez que los ratones tienen entre 40 y 60 años (en términos humanos) los investigadores comienzan a inyectarles la proteína junto al producto químico. Los ratones serán inyectados cada tres días durante seis meses. El ratón con el cóctel "suicida-células" es comparado mediante ingeniería genética con un ratón que ha sido inyectado con placebos.

Austad dijo que la ingeniería genética y las inyecciones regulares podrían no ser factibles para utilizarse en personas, pero muchas compañías están desarrollando medicamentos que podrían limpiar las células zombi en humanos. Sería importante considerar algunos efectos secundarios del tratamiento en ratones a la hora de utilizar estos fármacos en humanos.

Anuncios

Previamente los investigadores habían matado células senescentes en ratones con mutaciones que causaban que envejecieran prematuramente. Eliminando las células desgastadas ayudan a prolongar la vida de éstos, pero otros investigadores no están convencidos de estos resultados aplicados a un envejecimiento normal. "Es genial cuando encuentras algo que ayuda a prevenir el envejecimiento premtauro, pero siempre persiste la duda." dijo Judith Campisi, una investigadora del "Buck Instituto for Research on Aging" en Novato, Calif. Dijo además que es gratificante que los tratamientos funcionen para extender la vida y la salud de animales con un envejecimiento normal.

Campisi también estudió el efecto de las células senescentes en el envejecimiento, pero no cree que las células tengan toda la culpa de las enfermedades de la avanzada edad. "Nosotros no creemos que la senescencia sea la única cosa que empuje al envejecimiento" dijo. "Esto sería una estupidez. Si esta fuera la píldora mágica, los ratones de Jan podrían vivir para siempre, pero no lo hacen." #Investigación científica #Calidad de vida