El telescopio espacial de 2,5 millones de dólares y que fue puesto en órbita a principios de los años noventa (1990), HUBBLE logró capturar el pasado 28 de diciembre de 2015, el momento en el que colisionan las dos galaxias en espiral de la constelación de Hércules a 230 millones de años luz de la Vía Láctea, se trata de NGC 3808B y NGC 3808A luego de que a principios del mismo mes se logrará fotografiar la etapa final de fusión de otras dos galaxias en la misma constelación, la 2MASX y la J16270254+4328340 que comenzó hace 500 millones de años luz. En tanto ocurre ésta fusión de cuerpos interestelares la fuerza gravitatoria continua expulsando estrellas, gas y polvo cósmico a diestra y siniestra ya que aún no se ha logrado estabilizar por completo.

Anuncios
Anuncios

Las galaxias descubiertas en 1785 por el astrónomo germano-britanico, Williams Herschel a quien también se le atribuye el hallazgo del planeta Urano en 1781 y quien además logro clasificar más de dos mil nuevas nebulosas, así como de cientos de estrellas dobles y comentas, y galardonado con la medalla Copley en 1872, (También recibió de manos del Rey Jorge III el titulo de Astrónomo Real en 1782)  comenzaron a ser observadas por los astrónomos de la #NASA y la ESA en 2007 cuando advirtieron sobre su inminente fusión luego de que el telescopio Hubble detectara altos niveles de radiación y gas que emitían algunas estrellas a su alrededor producidos por la fuerza de gravedad al acercarse una a la otra.

Cabe recordar que nuestra sistema planetario también se encuentra en un proceso de colisión con la constelación de Andromeda ubicada a 2.5 millones de años luz y que ocurrirá en unos cuatro mil millones de años, la cual se conocerá con el nombre de Andromeláctea. Según científicos de la NASA y la ESA el choque frontal será tan violenta que dejará a billones de estrellas y planetas fuera de órbita que tardarán otros miles de millones de años luz en detenerse y formar una enorme galaxia elíptica en la que también estará involucrada la Galaxia del Triángulo mejor conocida como M33, que no es más que una pequeña galaxia satélite de la M31 (Andromeda) que contiene en su interior a aproximadamente 40 mil millones de estrellas y la cual podría resultar la primera en estrellarse con la Vía Láctea antes de que imparte con la gigantesca estelar de Andromeda.  Sin embargo, astrónomos aseguran que la Tierra y el Sol podrían salir bien librados con una “Patada gravitatoria”, pero es evidente que la vida en el planeta ya no podrá seguir siendo la misma.

Anuncios

#Investigación científica