Después de que en 1981 un grupo de médicos de Los Ángeles, California, EE.UU. convocara a una rueda de prensa para dar a conocer el caso de 5 pacientes hombres homosexuales que presentaran extraños síntomas de una aguda infección con neumocistosis y un #Cáncer que dejaba graves marcas rosadas sobre la piel, la comunidad científica se alarmó ya que el número de personas que presentaba éstos síntomas fue en aumento y no solo en EE.UU. sino en otras regiones del mundo. 

Después muchas investigaciones, por fin en 1984 la ONU declaró oficialmente a ésta enfermedad como Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) y el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH).

Anuncios
Anuncios

Desde entonces y pese a los múltiples esfuerzos de la comunidad científica no se ha podido encontrar una vacuna que elimine por completo la enfermedad, únicamente se han fabricado algunos fármacos antiretrovirales para tratar de controlarla. 

Desafortunadamente el VIH-SIDA ha cobrado la vida de 39 millones de vidas en todo el mundo, lo que constituye un importante problema de salud pública para muchos gobiernos ya que según las últimas cifras de ONUSIDA, actualmente más de 36.9 millones de personas son portadoras del virus y aproximadamente 1.2 millones de personas mueren cada año de éste padecimientos. 

La realidad es devastadora no solo por las personas que viven infectadas sino también para sus familias y sobre todo para la humanidad, ya que por su impacto en la sociedad global hacer frente a ésta enfermedad es una prioridad, por ello el VIH-SIDA ocupa el sexto lugar en los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU junto con la Malaria y la Tuberculosis. 

Ante este escenario diversos gobiernos, organizaciones y empresas han emprendido grandes esfuerzos para combatirla y han destinado diversos recursos en investigación, tratamientos médicos y hasta tecnología, obteniendo importantes resultados en su implementación como en Cuba donde médicos han logrado desarrollar un tratamiento a base de células madre en el que se logro eliminar la transmisión del VIH y Sifilis de madre a hijo, o en EU donde investigaciones recientes entre el Instituto de Investigación The Scripps, la Iniciativa Internacional por una Vacuna contra el Sida y la Universidad de Rockefeller lograron implementar una vacuna experimental que bloquea la infección del VIH, en tanto que investigadores del Instituto Wistar de Filadelfia están trabajando en un fármaco que podría curar la enfermedad. 

Por otro lado con un financiamiento de 12.7 millones de euros que recibió de Ysios Capital de España, Johnson & Jonhson Innovation y Caixa Capital Risc, la startup (mediana empresa en desarrollo) Aelix Therapeutics concentra sus esfuerzos en los ensayos clínicos del inmunógeno HTI, es decir, una vacuna terapéutica contra la infección y la BeforeWeDo que en 2014 logró patentar un kit portátil de test temprano para detectar el VIH con el fin de evitar la discriminación y la estigmatización en clínicas u hospitales donde se realizan dichas pruebas.

Anuncios

En este rango también se ubican las startup Nanobiosym que detecta el contagio en menos de una hora y Ambiox Biotech que busca prevenir el contagio a partir de una molécula

Después de 30 años desde que apareciera dicha enfermedad los avances han sido muchos pero aún falta un largo camino que recorrer para erradicar el virus del VIH-SIDA por completo, pues aunque los gobiernos deben de combatirla y reducir el número de víctimas mortales, el objetivo principal debe ser la prevención. #Investigación científica #Enfermedades