Un sexto sentido especial nos alerta de un peligro inminente. Capta los peligros en 200 milisegundos.

Es en los momentos difíciles que descubrimos que tenemos dentro de nosotros insospechados recursos para hacer frente a la adversidad y poder huir. Ahora un equipo de investigadores franceses ha logrado dar una explicación científica de la fuerza que nos ayuda en frente de un peligro. El secreto está en un sexto sentido que se encuentra en una zona precisa del cerebro. En tan sólo 200 milisegundos es capaz de detectar una situación negativa. Tener un carácter ansioso puede aumentar la capacidad de reacción. Estas son las principales conclusiones del trabajo publicado en eLife, llevado a cabo por el equipo de Marwa El Zein Inserm (Instituto Francés de Salud e Investigación Médica) y la Escuela Normal Superior de París.

Anuncios
Anuncios

Ahora se sabe que esta área específica del cerebro está conectada a la sensación de peligro, y lo que ha sorprendido más, incluso a los investigadores, es haber observado que, en personas ansiosas la señal de alarma está procesada en la región del cerebro responsable de la acción, y en personas más tranquilas se da por circuitos de reconocimiento facial. Además también se trazó el retrato robot de la cara que se percibe como una amenaza: expresión de enojo, y sobre todo, que nos mira fíjamente.

El equipo francés analizó las señales eléctricas de un grupo de voluntarios, a los que se mostraron varios rostros y se les pidió que definieran la emoción transmitida por cada cara. En algunos casos la expresión de las caras era el mismo, pero cambiando la dirección de la mirada.

Anuncios

En total había más de mil pruebas. 

Durante el experimento, los científicos también observaron que si una persona muestra miedo y mirar en una dirección particular.

Los siglos han pasado y las amenazas han cambiado, pero el instinto primordial de supervivencia ha dejado una huella en nuestro cerebro. Una señal que podemos percibir y que nos permite escapar de posibles peligros que se encuentran a nuestro alrededor. #Investigación científica #Calidad de vida