"¿Qué es un fantasma? Un evento terrible condenado a repetirse una y otra vez, un instante de dolor quizá, algo muerto que parece por momentos vivo aún, un sentimiento suspendido en el tiempo, como una fotografía borrosa, como un insecto atrapado en ámbar". Así definía el personaje de Federico Luppi en la película El espinazo del diablo a esas figuras anómalas que van relacionadas con uno de los grandes enigmas que persiguen al Hombre como es la Vida después de la Vida.

La pregunta sobre qué es un  fantasma atormenta al ser humano, incapaz de explicar la etapa de la Muerte. Desde la noche de los tiempos, se ha hablado de esos espíritus y almas que viajan a un terreno imperceptible al que se denomina Más Allá.

Anuncios
Anuncios

Esta creencia está latente en las diferentes culturas y religiones que pueblan la Tierra, donde la Muerte es un punto clave.

Un parámetro sine qua non en la manifestación de estas imágenes es la relación que existe con alguna tragedia o hecho marcado por la fatalidad, que favorece la presencia de estas entidades en los lugares concretos donde han acontecido.

La idea de la creencia ha permanecido latente durante siglos, pero hoy en día existe un escollo principal: el materialismo científico del siglo XXI. Según los hombres de ciencia lo paranormal no atiende a ninguna razón empírica, relacionando el fenómeno de los "fantasmas" con los miedos y temores que azotan al hombre desde tiempos inmemoriales. Estos temores son los que han dado lugar a las creencias que se encuentran en las religiones.

Anuncios

Los psiquiatras argumentan que la visión fantasmal pertenece al terreno de la alucinación, así como el estado de ánimo del sujeto que tiene dicha visión.  Además, no aceptan el aparataje utilizado por parapsicólogos, ya que se desconoce la composición del fenómeno y, por tanto, no puede haber instrumentos que lo capten.

Los parapsicólogos, encargados de estudiar el fenómeno, defienden la existencia de los "fantasmas" argumentando que la entidad en muchos casos mantiene una conversación inteligente con el sujeto, rechazando así la hipótesis de la alucinación. Los investigadores paranormales amparan los aparatajes que usan argumentando que los "fantasmas" utilizan los campos magnéticos para su manifestación y se muestran en cambios bruscos de temperatura.

Como conclusión, es indudable la existencia de los mal llamados "fantasmas" (es preferible llamarlos entidades) porque existe una casuística que es imborrable. La incógnita radica en la naturaleza de estas entidades, ya que puede ser una causa cerebral propia del ser humano o una causa externa al ser humano relacionada con el ámbito espiritual. #Investigación científica #Religión #Misterio