El cerebro es el órgano responsable la supervivencia ya que además de elaborar pensamientos y almacenar recuerdos, regula el funcionamiento de los órganos.  

Cuando está sano, funciona automática y rápidamente, pero cuando sufre problemas, estos pueden ser irreversibles.

Según una publicación de la agencia de noticias colombiana “Investigación y desarrollo”,  Algunos de estos hábitos diarios, pueden causar daños. 

  1. No desayunar: El cuerpo humano se compone de agua y azúcar. El azúcar es el principal combustible del organismo y mientras dormimos el cerebro gasta sus reservas de combustible. El ayuno produce una bajada del nivel de azúcar en sangre y el cerebro, se pasa la mañana en estado de emergencia avisando a los demás órganos de la falta de reservas. Coloquialmente se activa el chivato de “reserva”.
  2. Reaccionar demasiado. Las emociones son la base del comportamiento y no controlar sobre todo aquellas  con valencia negativa como el miedo o la ira, acelera el corazón y el cerebro envía instrucciones a los músculos para reaccionar a esa situación, lo que endurece las arterias y detiene los procesos cognitivos.
  3. Fumar: Al inyectar nicotina al cerebro a través del tabaco, este crea mas receptores de esta sustancia, afecta a las células nerviosas y provoca la aparición de daños cerebrales que pueden desembocar en alzhéimer.
  4. Alto consumo de azúcar. Al igual que su bajo consumo provoca problemas a nivel cerebral, su consumo incontrolado también es dañino para la salud del cerebro. Es el primer factor de #Enfermedades crónicas y de obesidad. Provoca mal humor y dificultad de concentración e incluso deteriora la estructura del ADN. Un ejemplo de sobredosis de azúcar al cerebro es la que provoca una elevada ingesta de alcohol, la sensación de "mareo" es provocada por un alto nivel de azúcar en el cerebro, y no tanto por el alcohol como creencia popular.
  5. No dormir lo suficiente: Aunque al dormir no se apaga, es el momento que utiliza para descansar, fijar la memoria y crear nuevas conexiones neuronales. Si no se descansa lo suficiente, la máquina de pensar crea una ruptura de “cables”, es decir, se provoca la muerte neuronal y con ella la ruptura de nuevas conexiones.
  6. Cubrirse la cabeza al dormir. Al tapar la cabeza, se crea un ambiente de alta concentración de dióxido de carbono por la respiración, lo que se traduce en que se baja el nivel de oxigeno optimo para el funcionamiento correcto del cerebro con las consecuencias de daño cerebral.
  7. Hacer trabajar al cerebro cuando estamos enfermos: Que el cerebro trabaje en exceso lleva a rebajar sus capacidades y producirle daños.
  8. Hablar poco: Las relaciones sociales que las personas mantienen, son el reflejo de su inteligencia. Algunos estudios afirman que las personas con mayor relaciones sociales poseen una red neuronal más amplia que aquellos que son más introvertidos. Las conversaciones promueven que el cerebro siga siendo eficiente.
  9. Falta de pensamientos estimulantes. El entrenamiento al cerebro es tan importante como el del cuerpo. Si no se entrena, este músculo se atrofia. Hacerle pensar es la mejor manera de mantenerlo en forma, su carencia, provoca la disminución de la materia gris.
  10. Aire contaminado. Reduce la provisión de oxigeno al cerebro, negárselo al órgano que más oxigeno del cuerpo necesita para vivir, provoca en ocasiones deficiencia cerebral.

Evitar estos hábitos, nos ayudarán a evitar daños posteriores y a tener un vida cerebral más eficiente.

Anuncios
Anuncios

#Investigación científica #Calidad de vida