Gracias a los avances de la ciencia, hoy en día y cada vez más a menudo, se hacen realidad progresos que hasta hace muy poco nos podían parecer más cercanos a la ciencia ficción que a la #Medicina.

James Sides, un sargento retirado de los marines de #Estados Unidos que perdió su brazo cuando un artefacto explosivo improvisado (IED, por sus siglas en inglés) explotó, es la primera persona en el mundo a quien se le ha conseguido adaptar con éxito un brazo biónico que puede controlar con la mente.

En julio de 2012, el sargento de los marines James Sides estaba tratando de desactivar un artefacto explosivo improvisado en una misión en Afganistán cuando éste le explotó repentinamente cerca de la cara.

Anuncios
Anuncios

Como consecuencia de la explosión, perdió su brazo derecho y la visión en el ojo izquierdo.

"Con la nueva configuración implantada puedo hacer tres tipos de movimiento, puedo abrir y cerrar, puedo girar mi muñeca y también puedo mover el dedo pulgar de forma independiente, lo mejor es que ahora puedo hacerlo todo a la vez"-declaró el sargento a la cadena USA Today-.

Para conseguir que el sargento pudiera usar este brazo biónico, han sido necesarios unos diminutos sensores eléctrónicos que le fueron implantados en los músculos del brazo a través de unas pequeñas incisiones. Las señales eléctricas se transmiten de forma inalámbrica por radio desde los implantes de los músculos al controlador del brazo robótico, permitiendo así su movimiento de forma inmediata.

Revolución tecnológica

Desde su participación en el programa de rehabilitación, James Sides puede volver a hacer una vida sin limitaciones gracias al brazo biónico desarrollado por la Fundación Alfred Mann.

Anuncios

Tras varios años de investigación la fundación ha conseguido desarrollar este dispositivo que todavía se encuentra en fase de ensayo clínico en el Centro Médico Walter Reed de Bethesda, en el estado de Maryland. La aplicación de la tecnología biónica en medicina permitiría revolucionar no sólo la rehabilitación de los soldados heridos sino toda la cirugía ortopédica en un futuro cercano.

#Investigación científica