Desde la Psicología se ha estudiado [VIDEO] y se sigue estudiando sobre un campo que no deja de ser interesante: la comunicación no verbal. Este tipo de comunicación lleva implícita toda una serie de factores y procesos que trabajan a nivel neuronal y que hacen que no seamos conscientes de que están ocurriendo. Estos procesos se incrementan cuando mentimos y generamos argumentos sobre esta mentira.

Esta serie de acciones inconscientes muchas veces nos pueden jugar una mala pasada, sobre todo en situaciones de gran importancia como puede ser durante una entrevista de trabajo o un juicio. Es importante conocer cuales son para poder enfrentarnos a ellas (en la medida de lo posible)

A continuación se describen una serie de gestos que se realizan de manera ajena a nuestra voluntad y que nos están indicando que alguien no nos está contando toda la verdad:

1. Decir SÍ y NO con la cabeza: consideramos que hablar demasiado puede implicar que nuestra mentira se esté mostrando de una forma más evidente (pero es más bien al contrario: cuando estamos seguros de nuestra verdad, no dudamos en desarrollar argumentos consistentes y extensos), y por ello decidimos responder a las preguntas y acciones de los demás simplemente con una sacudida de cabeza.

Anuncios
Anuncios

2. Llevarse la mano a la boca: creemos que tapando la boca, nuestro discurso se va a oír menos o va a ser menos convincente. Hablar con voz tenue es un indicativo que lo que estamos contando no es consistente. 

3. Frotarse un ojo: es una forma figurada de ''no querer ver la mentira''. 

4. Acariciar ligeramente la nariz: la nariz, igual que otros puntos concretos del rostro, tiene puntos de sensibilidad muy elevados. Cuando estamos mintiendo, aparece una especie de cosquilleo o picor en la zona de la nariz, lo que hace que inconscientemente nuestra respuesta sea la de tocarnos la nariz para calmar este picor. 

5. Agachar la mirada: mirar a alguien a los ojos es sinónimo de autoestima y confianza en uno mismo. Con la mentira ocurre justo al contrario: agachar la mirada implica vergüenza o falta de confianza sobre lo que estás contando. 

6. Esconder las manos: las palmas hacia arriba o visibles indican honestidad y seguridad.

Anuncios

Es por esto que es tan importante un buen apretón de manos cuando tienes un primer contacto con alguien con quien no tienes confianza. 

7. Alzar las cejas: las expresiones sinceras no duran mucho más de microsegundos. Las que pasan a durar segundos se pueden considerar ''falsas'' y los movimientos de cejas podrían englobarse en este tipo de expresiones. 

8. Tragar saliva: cuando mentimos, nuestra boca se seca y pasa a generar mucha más saliva de la que genera en una conversión ''sincera''. Es por esto por lo tendemos a tragar más, ya que generamos más sequedad y por lo tanto, más sed.  #Investigación científica