En el Año Internacional de la Luz 2015, bajo el lema “Préndete con la luz del Universo”, se llevará a acabo la Noche de las Estrellas, el próximo 28 de noviembre en todo el hemisferio norte del planeta se podrá observar la Nebulosa de Andrómeda (M31) y la Nebulosa  Bola de Nieve  Azul (NGC-7662), a partir de las 16 a las 22 horas, hora del centro de la Ciudad de México. 

Cabe destacar que la famosa Nebulosa de Andrómeda es una galaxia en espiral gigante, que se ubica a 2.5 millones de años luz de la Tierra convirtiéndola en la más cercana a la Vía Láctea por lo que la hace visible a simple vista, ya que es posible observar desde su exterior su estructura característica, así como su cúmulos globulares, material interestelar, nebulosas planetarias y sus remanentes de supernovas y núcleo galáctico.

Anuncios
Anuncios

Mientras que la Nebulosa Bola de Nieve Azul (NGC-7662) es una nebulosa planetaria que es encuentra a 2.5 grados al oeste-suroeste de la Constelación de Andromeda y se localiza a dos mil 200 años luz de la Tierra. Su color azul característico se debe a la presencia de oxigeno que es ionizado por la luz ultravioleta que emana desde la estrella central y cuyo brillo varia entre los 12 y 16 Ha en tonos rojos. Asimismo la NASA dio a conocer en enero pasado la imagen de mayor resolución la Galaxia Andrómeda, captada por el telescopio espacial en órbita Hubble que logró reconstruir la constelación completa con más de siete mil fotografías divididas en secciones de 61 mil años luz que contienen 100 mil millones de estrellas cada una, sentando un nuevo precedente para la astronomía ya que nunca antes se había logrado calcular su población en los cúmulos ocultos que se encuentran en medio de la galaxia. 

Al respecto la astrónoma y divulgadora de la ciencia mexicana, Susana Biro McNichol, publicó su más reciente libro titulado, “La luz, historia de las nebulosas”, en el que se describen los avances académicos que se tienen en la formación de éstas extraordinarias y singulares formaciones celestes.  El texto emplea el estudio de las nebulosas, que comenzó con el trabajo del astrónomo alemán Simon Marius en 1692 cuando se observó la primer nebulosa, para introducir al lector en la labor de los científicos e investigadores y describe a las nebulosas como cuerpos cósmicos tenues y enigmáticos.

Anuncios

El documento fue editado por la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, el cual contiene imágenes de las primeras nebulosas captadas por los primeros telescopios en el mundo, y destaca que el perfeccionamiento de instrumentos de observancia como la espectroscopia y la fotografía han permitido confirmar que estos cuerpos celestes están formados por gas y estrellas. #Investigación científica #Universidad #NASA