A pesar de que el índice de muertes por malaria ha descendido un 60% desde el año 2.000, se prevé que este año alrededor de 480.000 personas morirán a causa de la enfermedad. La mayor parte de las víctimas vive en el África subsahariana, donde se encuentra la variedad más peligrosa del parásito, el Plasmodium falciparum.

El estudio se ha centrado en el mosquito Anopheles stephensi, responsable del 12% de las transmisiones de malaria en la India y portador de la cepa falciparum. Los científicos han usado una nueva técnica revolucionaria llamada CRISPR para introducir los anticuerpos en una parte muy específica del ADN del mosquito.

Anuncios
Anuncios

Mediante esta alteración genética también han hecho que los mosquitos tratados, así como su descendencia, tengan los ojos de un brillante color rojo, que permite a los científicos identificar a simple vista a los mosquitos portadores del gen antimalaria. Sorprendentemente, la traza genética se transmite al ADN de los descendientes en un 99,5% de los casos

Este estudio es el último en que se ha usado la innovadora técnica CRISPR, una poderosa herramienta de edición genética que permite acceder al núcleo de las células y cortar la cadena de ADN, ya sea para reemplazar genes mutados o para introducir otros genes nuevos.

"Este es un primer paso importantísimo, sabemos que el gen funciona", declaró el profesor Anthony James, de la Universidad de California Irvine (UCI).

Anthony Sheldon, profesor de entomología en la Universidad de Cornell, añadía que los resultados de este estudio son muy significativos y prometedores, teniendo en cuenta que podría ser la base para la futura erradicación de una enfermedad que mata cada año a miles de personas.

Anuncios

A principios de este año, la comunidad científica celebraba en Africa la noticia del lanzamiento de una nueva vacuna contra la malaria. La vacuna, llamada Mosquirix, fue aprobada el viernes por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), después de más de 30 años de investigación, recopilados en 230.000 páginas. Ahora sólo falta que la vacuna sea revisada y aprobada por la OMS. De ser aprobada podría ser suministrada en toda Africa en los próximos años. #Investigación científica #Enfermedades