Tal como explica el doctor Nathan Welham, investigador de la Universidad de Wisconsin-Madison, las cuerdas vocales son dos bandas de tejido muscular recubiertas por una mucosa que se encuentran a cada lado de la laringe y que vibran cuando el aire pasa a través de ellas. La dificultad para reproducir este tipo de tejido reside en las cualidades biomecánicas que debe cumplir, teniendo que ser capaz de vibrar, tensarse y relajarse cientos de veces por segundo.

En los últimos años, los investigadores han intentado sin éxito recrear esta estructura en el laboratorio cutivando celulas madre en estructuras poliméricas tridimensionales.

Anuncios
Anuncios

Los tejidos desarrollados no eran capaces de vibrar de una forma efectiva. Según Welham, el progreso de anteriores proyectos puede haber estado limitado porque no se usaron células procedentes de cuerdas vocales.

Para este nuevo estudio, los investigadores usaron muestras de tejido sano de las cuerdas vocales de cinco donantes y cultivaron las células en una estructura de colágeno. Tras dos semanas de cultivo, obtuvieron lo que parecían una cuerdas vocales. Posteriores análisis confirmaron que los tejidos contenían en gran proporción proteínas específicas que se encuentran en el tejido natural.

Los investigadores implantaron el cultivo en la laringe del cadáver de un perro y pudieron comprobar que vibraba y sonaba como el tejido sano al hacer pasar aire a través de él. Asimismo se realizaron otras pruebas injertando el tejido en los riñones de un ratón para comprobar la respuesta del sistema inmunológico, que fue mínima.

Anuncios

Esta ausencia de rechazo por parte del receptor, ha hecho aumentar las espectativas para una futura aplicación en humanos.

Serán necesarios varios años más de investigación antes de que este proceso pueda ser usado en el transplante de cuerdas vocales en personas, pero si en estudios sucesivos se confirma que el tejido cultivado partir de células de donantes distintos al receptor no produce una respuesta inmune adversa, sería posible generar un gran número de este tipo de tejidos usando muy pocos recursos.

El doctor Welham afirma que es todavía pronto para determinar si unas cuerdas vocales artificiales podrían cambiar el sonido de la voz de una persona. Pero añade que probablemente no lo harían y explica que la singularidad de nuestras voces tiene más que ver con la forma de la garganta, la nariz y la boca. #Estados Unidos #Investigación científica #Medicina