Los galardonados con el Nobel de física este año son Takaaki Kajita y Arthur McDonald, que  comparten el premio  por "el descubrimiento de las oscilaciones de los neutrinos, lo que demuestra que los neutrinos tienen masa". Un premio pronosticado en distintas ocasiones en la última década, habiendo sido interpretado como la primera señal de la existencia de una nueva física más allá del modelo estándar de las partículas, ya que este modelo no explica cómo incorporar la masa a los neutrinos.

Pero, ¿qué son estas partículas fantasmales, que apenas interactúan con el mundo real? Los neutrinos fueron predichos en el año 1930 por el famoso físico Wolfgang Pauli (Premio Nobel en 1945), indicando que se emitirían durante la desintegración radiactiva beta (explicada por el italiano Enrico Fermi) en el interior de los núcleos atómicos.

Anuncios
Anuncios

Se supuso que carecerían de masa, y que también les faltaría carga eléctrica. Lo más sorprendente es que pueden pasar a través de la materia normal casi completamente desapercibidos, por ejemplo nuestro cuerpo es atravesado por 200.000.000.000.000 neutrinos cada segundo, y no nos damos cuenta y por supuesto tampoco son perjudiciales para los seres vivos.

Eso hizo que su detección fuera bastante difícil, y quienes probaron su existencia en 1956, fueron Frederick Reines (Premio Nobel en 1995) y Clyde Cowan. Sin embargo se presentó un problema importante: las reacciones nucleares en el Sol no parecían estar produciendo suficientes neutrinos. Cuando los detectores cuidadosamente blindados en la Tierra recogieron el flujo de neutrinos solares, solo contabilizaban la llegada de un tercio del número pronosticado de estas partículas.

Anuncios

Los sabores proporcionan la masa

Como resultado, los neutrinos vienen en tres "sabores", electrónico, muónico y tauónico, lo que sugiere una manera de hacer que los números encajen en la teoría. Respecto al Sol, se cree que produce solamente neutrinos de tipo electrónico, y si estas partículas se fueran transformando de alguna manera en los otros dos “sabores” mientras viajan por el espacio, se podría explicar la anomalía. Pero también significaría que los neutrinos no son partículas sin masa (como por ejemplo los fotones), en su lugar tendrían una masa casi infinitamente pequeña.

Uno de los investigadores galardonados, Takaaki Kajita, dirige el detector de neutrinos Super-Kamiokande cerca de Hida, Japón, y ya en 1998 anunció el descubrimiento de que los neutrinos muónicos, creados por los rayos cósmicos en la atmósfera, parecían estar transformándose en taónicos.                   

Pero ¿qué sucede con los neutrinos electrónicos? Unos años más tarde en 2001, Arthur McDonald del Detector de Neutrinos de Sudbury en Ontario, Canadá, anunció que los neutrinos electrónicos también podrían cambiar a algunos de los otros dos tipos.

Anuncios

De hecho, los neutrinos parecen oscilar entre los tres sabores a medida que se desplazan.

El descubrimiento de que los neutrinos tienen masa fue un cambio importante para la física. "Cuando uno no sabe si tienen masa, es difícil de entender cómo incorporarlos a aquellas teorías que nos dan una comprensión más fundamental del mundo de la física", afirmó McDonald durante una conferencia de prensa para anunciar el premio, que aceptó en nombre de todo su equipo. "Estamos muy satisfechos de lo que hemos sido capaces de añadir al conocimiento del mundo a un nivel muy fundamental. Este reconocimiento es un gran elogio para nuestro grupo". #Investigación científica #Famosos