Como viene siendo habitual en estas fechas la Real Academia de las Ciencias de Suecia anuncia a los ganadores de los Premios Nobel  de Química, Física y Ciencias Económicas. Este premio supone el máximo galardón que puede alcanzar un investigador, aunque en la humilde opinión de un servidor, todos los trabajos de investigación sirven a un propósito y tiene una aplicación o una función que realizar en la sociedad. Y sí, también los trabajos ganadores de los Premios Ig Nobel: quién no ha reído a carcajadas con ellos.

Hoy miércoles la Real Academia ha dado a conocer al mundo a los galardonados con el Premio Nobel de Química, que este año ha sido para el trío de investigadores formado por el  médico, y biólogo sueco Tomas Lindahl, el bioquímico norteamericano Paul Modrich,  y al también bioquímico turco Aziz Sancar “por sus estudios sobre los mecanismos de reparación del ADN”.

Anuncios
Anuncios

Como es generalmente sabido, el ADN es la base fundamental del ser humano, el lugar donde se almacena nuestro material genético. El ADN es el responsable de que tengamos los ojos azules o marrones; de que seamos altos o bajos e incluso de nuestro género. Visto así, cualquier ser humano puede ser resumido en 23 pares de cromosomas (esto sí es brevedad y no los 140 caracteres de Twitter)

Cuando aún era un estudiante de secundaria y empezaba a recibir clases la matéria, debo reconocer que veía a la al cuerpo humano como algo perfecto. Ningún paso en falso, ninguna puntada sin hilo. Después uno entra en la facultad y descubre la verdad.

Los procesos del ADN (véase replicación, transcripción y traducción) son tremendamente complejos con múltiples y muy diferentes entre sí mecanismos, y lo que es sorprendente: no son perfectos.

Anuncios

Ni se acercan de hecho.

La realidad es, estimado lector o lectora, que mientras usted lee este artículo, sus enzimas, células y demás organismos que intervienen en los diversos mecanismos del ADN están cometiendo innumerables errores en el proceso. Estos fallos pueden ser debidos a múltiples factores y sus consecuencias, muy graves para el organismo. Pueden ir desde la no síntesis de una determinada proteína necesaria en procesos metabólicos, la interrupción de un ciclo por exceso o falta de un producto intermedio etc. Estos errores también pueden ser el desencadenante de una replicación masiva de células, volviéndose estas invasivas y generando la enfermedad que todos conocemos hoy en día, el #Cáncer.

Pero no se preocupe. Usted sigue leyendo este artículo. Sigue bebiéndose tranquilamente su café o escuchando esa canción de la radio que tanto le gusta. En definitiva, usted sigue viviendo.

Esto es debido a que su organismo posee mecanismos de en términos simples, “corrección de errores” que forman parte de estos procesos del ADN.

Anuncios

Estos mecanismos van desde por ejemplo cortar una cadena de ADN defectuosa a desencadenar procesos de apoptosis sobre células defectuosas.

Lo irónico de la situación es que, realmente, no entendemos del todo bien todos estos mecanismos. 

Pues estos misteriosos mecanismos de reparación, esa caja de herramientas de nuestro cuerpo será hoy más conocida gracias a los caballeros mencionados al principio. Su trabajo no solo ayuda a entender mejor como funciona nuestro cuerpo, sino que también abre nuevas vías de investigación en reparación celular, una de las vías para combatir el cáncer, enfermedad que por desgracia sigue ganándonos batallas.  #Investigación científica