#Estados Unidos está construyendo un nuevo bombardero nuclear más eficiente y estratégico y capaz de salir incluso a la estratosfera, con el que pretende disuadir a Rusia y China de iniciar una serie de ataques nucleares contra su territorio o el de sus aliados.

Northort Grumman será la empresa que construirá un máximo de cien de estos aviones por orden directa del Pentágono.

Estas aeronaves equilibrarían el poder militar entre las potencias decantándose por una superioridad aérea de los Estados Unidos en caso de una posible tercera guerra mundial.

La fuente de esta noticia es la sección tecnológica de el diario digital El Economista en su versión para España, en el día de hoy.

Estados Unidos quiere acabar con los  vetustos B-52 (que entraron en servicio hace 60 años y que, pese a tener mucha capacidad de almacenaje de cualquier tipo de elementos de carga , son lentos y vulnerables) y a los B-1 Lancer fácilmente detectables al radar y bastante expuestos al fuego enemigo.

Anuncios
Anuncios

Aunque la noticia queda por confirmar es muy posible que el nuevo avión pueda volarse cómo un Dron aplicándole el sistema de control remoto, de esa manera podrá bombardear con bombas nucleares ciudades de #Rusia y China, es hábil para operar en cualquier teatro de operaciones, lo que vale también para Oriente Medio y Asia Menor (Siria)

La aeronave cuesta una inversión mínima de cerca de 22000 millones de euros y es conocida por sus siglas LRS-B y cada nuevo bombardero será llamado probablemente B3 ya que están siendo creados para jubilar al viejo B2, se entiende de que después de esta inversión cada aeronave pase a costar unos 580 millones de euros.

Sin embargo existen antecedentes en los que por motivos económicos el proyecto no se acaba llevando a cabo, Estados Unidos pasa por una situación muy delicada en la que podría declarar la quiebra técnica del país el día 3 de noviembre y dejar de pagar el estado a proveedores y funcionarios, lo que paralizaría el país y llevaría la algarada a las calles.

Anuncios

Se teme también que el precio por los aviones de combate acabe disparándose, lo que llegó a pasar con los antiguos modelos B2 que llegaron a costar más de 1100 millones de euros por unidad.

La principal línea ofensiva de bombarderos nucleares en la actualidad se reduce a tan sólo 20 aeronaves B2 con lo cual era claro que se tenía que renovar la panoplia militar y reactualizarse.

Amparándose en el gran éxito que tuvieron los bombarderos B2 en la guerra de Servia, se intentará convencer a la población de Estados Unidos de que este sacrificio económico en gasto vale la pena para todos, tanto para Estados Unidos cómo para sus aliados ya que en caso de una agresión futura de Rusia o China se encontrarán preparadas las fuerzas militares de Estados Unidos para devolver el golpe y bombardear con bombas nucleares cualquier ciudad de China o Rusia vaporizándolas al instante. #Investigación científica