Investigadores sobre el cambio climático estiman que se producirá el deshielo completo de la Antártida en los próximos 10000 años, si mantenemos el ritmo de emisiones de CO2. Para ello tendrían que consumirse los 10 billones de toneladas de combustibles fósiles de la Tierra. Y tendría como consecuencia el aumento del nivel del mar en unos 58 metros. No se plantean, sin embargo, grandes subidas del nivel del mar durante este siglo.

El estudio liderado por la investigadora Ricarda Winkelmann del Postdam Institute for Climate Impact Research, de Alemania expone que para evitar el deshielo hay que mantener los combustibles fósiles en el subsuelo.

Anuncios
Anuncios

Actualmente, la combustión de petróleo, gas y carbón representa un 8% de toda la reserva de carbono de la Tierra, pero ya está suponiendo un ritmo de aumento del nivel del mar de 3 cm al año. La consecuencia es que el oeste de la Antártida se volvería inestable y produciría un derretimiento parcial en los próximos 80 años.

Las proyecciones indican que grandes ciudades del mundo como Nueva York, Tokyo y Shangai quedarían afectadas por la subida del nivel del mar en el próximo milenio. Los investigadores plantean que reducir la combustión de carbono evitaría superar el umbral de los 2 ºC de temperatura. Lo suficiente para que el aumento del nivel del mar sea sólo de unos metros.

La acidificación, el gran reto

Pero más allá de la posible inundación de las ciudades, hay un fenómeno más preocupante para los investigadores.

Anuncios

La acidificación del océano puede amenazar a la vida marina y a su biodiversidad, especialmente a organismos con caparazón o esqueleto calcáreo. El aumento de las temperaturas provocará la reducción de la circulación de las corrientes marinas, y ello perjudicará al transporte de nutrientes. La circulación termohalina se vería afectada si sube la temperatura del mar, haciendo que el gradiente salino desaparezca por la fusión del hielo polar. De esta manera, la distribución de los nutrientes se podría alterar en determinadas regiones oceánicas.

Mayor acumulación de CO2 en el océano Atlántico

Por otra parte, el CSIC ha publicado los resultados de la evolución de la acidificación del océano Atlántico en las dos últimas décadas, entre 1993 y 2013. Aída Fernández Ríos, investigadora del Instituto Marinas de Vigo, confirma en su estudio que la emisión de CO2 por actividades humanas ha sido la principal causa de acidificación en las capas subsuperficiales del Atlántico con tasas entre -0,0015 y -0.0020 unidades de pH/año, especialmente en la zona sur.

Anuncios

Cartografiar la Antártida invisible

El seguimiento del glaciar antártico ha cobrado pues especial importancia. Por ello, el Instituto Alfred Wegener se ha focalizado en mostrar las regiones que están ocultas bajo la gran masa de hielo de la Antártida. Los investigadores han generado un mapa tridimensional SIG que combina los datos batimétricos del fondo oceánico con la capa de hielo. De esta forma, se podrá simular y analizar su evolución.

  #Calentamiento global #Investigación científica