Investigadores brasileños, trabajando junto a británicos, han estado estudiando una avispa en particular de Brasil, la "Polybia paulista", o como se la conoce en Sâo Paulo, la "paulistinha", y cuya picadura es muy dolorosa.

Los estudios e investigaciones de dicha avispa brasileña, se han centrado en su veneno, pues podría tener una estrategia para atacar la enfermedad del #Cáncer, matando las células dañadas por este.

Al parecer, la "polybia paulista", genera una toxina, que ataca directamente las membranas de las células tumorales teniendo además la capacidad de distinguir las sanas de las cancerosas y así, ataca tan solo a estas últimas.

Este himenóptero es propio del sudeste de Brasil y se organizan por castas donde lideran varias reinas en la estructura social, viviendo en comunidad en decenas o centenas de ejemplares de este véspido.

Anuncios
Anuncios

Su veneno, ya llamó la atención a los investigadores hace décadas por lo potente y complejo. Hasta ahora, se han descubierto más de cien proteínas y péptidos, unas moléculas más pequeñas, aunque todo apunta a que quedan por descubrir en futuras investigaciones. Los nidos de la "paulistinha", se mantienen salvados de las bacterias gracias a la potente acción antibacteriana que poseen estos péptidos. Ahí reside el veneno y el interés científico.

Parte de este estudio, realizado por la Universidad Estatal Paulista y la de Leeds en Reino Unido, por fin han podido mejorar y descubrir, como hace el veneno de esta avispa, para saber distinguir ambas células. Las sanas y las tumorales, perfeccionando los estudios de investigadores chinos, que ya en 2008, descubrieron este péptido, pero que atacaba tan solo a algunos tipos de cáncer.

Anuncios

Los científicos, han utilizado para sus estudios, tres modelos de membrana celular, para así, poder comprobar sus teorías, consiguiendo ver, que el veneno sintetizado del péptido de esta avispa, se juntaba con las células que anormalmente mostraban una mayor concentración de lípidos PS (fosfatidilserina) y PE (lecitina), exteriormente, y dejando de lado a las sanas.

Estos investigadores, han estudiado y ensayado primero con cultivos celulares y más tarde en animales y han contado con la financiación del Gobierno de Brasil y la Comisión Europea. #Investigación científica