El cambio climático ha reducido la cantidad de flores (y néctar) disponible. Eso ha hecho que los polinizadores hayan evolucionado haciendo sus lenguas más cortas y versátiles.

Los impactos del cambio climático sobre la biología de los #Animales es algo de lo que siempre se habla y este es el último descubrimiento al respecto, el de los abejorros en los últimos 40 años. Las lenguas de dos especies de estos polinizadores nativos de las montañas rocosas de Colorado, se han reducido un cuarto en comparación a hace 40 años. El calentamiento global ha provocado un descenso en la cantidad de flores que crecen en la región. Con menos alimentos disponibles, las abejas se han adaptado a chupar el néctar de una gama más amplia de plantas y distintas a las que necesitaban hasta el momento.

Anuncios
Anuncios

Por eso las lenguas se han adaptado a las nuevas plantas haciéndose más cortas y menos especializadas.

Nicole Miller-Struttmann y sus colegas entomólogos de la Universidad Estatal de Nueva York midieron la longitud de las lenguas en los ejemplares de dos especies de abejorros (Bombus balteatus y B. Sylvicola) capturados entre 1966 y 1980 y entre 2012 y 2014. La comparación entre los diversos insectos mostraron una reducción del 24% del órgano estudiado.

Después de descartar que los abejorros habían modificado el tamaño sin motivo vieron la relación entre este cambio y su "nueva dieta" en las que los insectos han ampliado el tipo de plantas de las que cogen el alimento. La investigación sobre la biodiversidad de la flora local ha puesto de manifiesto el por qué de este cambio en los abejorros.

Anuncios

Desde los años 70 hasta día de hoy, la densidad de las flores en las laderas de esas montañas se ha reducido en un 70%. Con una temperatura mínima en verano de 3,25 °C (superior a la normal), el suelo tiende a secarse demasiado rápido. En tan sólo 40 años los abejorros han tenido que adaptarse y desarrollar piezas bucales más adecuados a la nueva disponibilidad de flores. Ignorados. Pero lo que parece ser una estrategia ganadora para distintas pero esto no es una buena noticia para las flores de tallo largo, que requieren la intervención de los abejorros para su polinización. Estas plantas están ahora en peligro de extinción. #Ecología #Calidad de vida