Investigadores de la Universidad de Leeds (Reino Unido) y de la Universidad Estatal Paulista (Brasil) han publicado este mes de septiembre en la revista Biophysical Journal un estudio realizado en torno a una serie de propiedades antibacterianas del veneno de la avispa Polybia paulista. Este himenóptero de la familia de los véspidos y originario del sudeste de Brasil, posee un veneno que actúa de forma selectiva entre células cancerígenas y células sanas a través del MP1, uno  de sus péptidos. A diferencia de otros péptidos, MP1 distinguiría entre ambos tipos de células, acabando sólo con las cancerosas desde su membrana hasta el interior de las mismas.

Anuncios
Anuncios

"Los péptidos de todo veneno generalmente son citotóxicos (tóxicos para las células) pero no MP1, el cual tiene una potente actividad bactericida. Tanto la acción bactericida como la antitumoral están relacionadas con la capacidad de este péptido para inducir filtraciones en las células al abrir los poros o fisuras en la membrana celular", explica Joao Ruggiero Neto, investigador del Instituto de Biociencias de la Universidad Paulista y uno de los coautores del estudio.

La forma como MP1 identifica a dichas células cancerosas es a través de su carga eléctrica. MP1 es catiónico, (tiene carga positiva), mientras que las bacterias y las membranas de las células tumorales poseen lípidos aniónicos, (con carga negativa), por lo que se genera entre ambos una atracción electroestática.

Anuncios

Una vez que MP1 se adhiere a las células cancerígenas actúa sobre ellas y finalmente las destruye. Se ha descubierto además que las células tumorales poseen altas concentraciones de fosfatidilserina (PS) o fosfatidilcolina (PE, más conocida como lecitina), dos lípidos que hacen más porosa su membrana y, por tanto, más permeable. “Esto sugiere que MP1 podría ser un candidato terapéutico para el desarrollo de nuevas terapias contra el cáncer, o por lo menos una guía para el desarrollo de nuevos compuestos para el tratamiento de estas #Enfermedades. Por lo tanto, la terapéutica potencial de este y otros péptidos activos de membrana dentro del campo de la oncología es digno de mayor investigación”, concluye el estudio. #Investigación científica