Ya falta menos para que tenga lugar el eclipse lunar que teñirá de rojo  la luna durante un tiempo. Los científicos han previsto que sea este 28 de septiembre el día en el que la luna "se esconda" detrás de la Tierra produciendo este maravilloso efecto. De hecho no es que se esconda sino que la Tierra se entremete entre la Luna y el Sol y la luz solar no puede incidir sobre la superficie. Por eso en ese momento no podemos ver la luna y los rayos que le llegan hacen que tome este tono rojizo y brillante.

Además, este año, la luna se encuentra en fase de perigeo que es cuando más cerca está de nuestro planeta. De hecho, si observáis la luna podréis notar que se ve más grande de lo habitual e incluso con más luz. Eso se debe a que está más cerca de la Tierra.

Sin duda, una de las imágenes más hermosas que podemos observar y que la naturaleza nos brinda.

Anuncios
Anuncios

Se presume que el efecto durará unos 72 minutos así que podremos disfrutar de este "espectáculo natural" por más de una hora y ver como nuestra hermosa luna se tiñe de rojo. Este fenómeno es conocido como "luna de sangre".

Para aquellos que no quieran perderse ni un minuto de este acontecimiento deben saber que empezará el lunes 28 de septiembre de 2015 a las 21:11 horas (hora española). Y seguramente la Luna quedará totalmente oscura sobre las 3:07 de la mañana. La hora clave o máxima del eclipse lunar tendrá lugar a las 4:11 horas de la mañana así que quien quiera disfrutar de esta maravilla tendrá que permanecer despierto durante unas cuantas horas.

Cuando ya amanezca, sobre las 7:22 horas de la mañana ya habrá vuelto todo a la normalidad, la luna se verá como se ve de costumbre y dejaremos de ver ese hermoso color rojizo.

Anuncios

Aquellos que puedan disponer de un periscopio o unos binoculares podrán captar más detalles del fenómeno, incluso los que son imperceptibles a simple vista.

Según los expertos deberemos esperar hasta 3 años para volver a ver este eclipse lunar completo. Concretamente el 27 de julio de 2018.                                  #Investigación científica #NASA