El investigador inglés Thomas Thwaites quería conocer a las cabras, por lo que se ha convertido en una de ellas. 

Para él, las cabras son animales libres, sin preocupaciones, que parecen felices viviendo en el monte, en posición vertical, lejos de las complicaciones humanas. Por este motivo, Thomas se sintió atraído por la vida de estos animales, así que decidió ser una cabra por unos días. Unió su amor por estos animales con la ciencia, y puso rumbo a un nuevo estudio.

Se fue a los Alpes suizos donde convenció a un pastor local para que le dejase convivir junto a sus cabras, siendo así como una más de ellas.

Para ello, Thomas debía andar igual que las cabras, es decir, no podía andar erguido, si no que debía andar en horizontal.

Anuncios
Anuncios

Se puso unas prótesis en los brazos y en las piernas que fueron diseñadas para simular la apariencia de una cabra. Para su desilusión, la experiencia fue mucho más dura de los previsto, pues con esas pesadas prótesis le era muy difícil seguir el ritmo de subida y bajada de las cabras por la ladera, quedando siempre atrás, por no hablar de su falta de experiencia andando a cuatro patas. Además, si se caía cuesta abajo, no tenía manos para poder frenarse, por lo que su vida corría también cierto riesgo. Tras seis largos días de frío e intensa lluvia, Thomas Thwaites tuvo que abandonar la experiencia. Pasó tres de esos días con los animales y los otros tres días por su propia cuenta.

Además Thwaites consultó con neurólogos especialistas para llegar a conocer mejor la conducta de las cabras y poder así llegar a ser una de ellas.

Anuncios

Era tal su énfasis por vivir la experiencia, que incluso pensó en la posibilidad de implantarse un estómago artificial, pudiendo de esta manera alimentarse solamente de hierba como hacen las cabras.

Tras esta magnifica experiencia, el investigador declaró que para él fue como unas vacaciones, donde poder alejarse de ser un ser consciente, arrepentirse del pasado o preocuparse del futuro. Actualmente se encuentra escribiendo un libro donde relatar su experiencia: “How I took a holiday from being human”.

Con este experimento, el inglés quería demostrar la defensa del decrecimiento existencial, ya que su investigación es una especie de “progressus interruptor”, una marcha atrás sobre el acuerdo global, donde dice que el progreso es lineal y unidireccional. Involucionar podría convertirse en la única puerta al progreso real. Una frase que señaló fue: “Quizá la clave no esté en ser muy guapos, inteligentes o fuertes, sino en ser una cabra". 

Ahora la pregunta sería, ¿querría una cabra cambiarse por nosotros? #Investigación científica