Alrededor de 800.000 parejas en España tienen problemas de infertilidad, es decir, el 16% de la población. La gestación subrogada se ha convertido, para muchos hogares, en una técnica paliativa y esperanzadora.

Año tras año aumenta la cifra mundial de este procedimiento que es, aún ilegal en España, pero no en países como Ucrania, Rusia o EEUU. La gestación subrogado o por sustitución consiste en la contratación del vientre de una mujer, llamada madre suplente, para que geste el embrión procreado por otras personas. La madre suplente no tiene vínculo genético con el bebé, aunque los límites legales muchas veces no terminan de definir este punto.

Anuncios
Anuncios

El valor de esta técnica oscila entre 100.000 y 120.000 € dependiendo del país y el centro en el que se realice. El desglose del importe total se divide entre abogados, madre de alquiler y agencia que interviene en el procedimiento (desde aportar una futura madre, la implantación del embrión hasta el seguimiento del embarazo y el parto). Los honorarios de la empresa gestionadora rondan los 25.000 €. El trabajo de los abogados intervinientes, la redacción del contrato, la representación legal de la madre de alquiler, la presentación judicial y la cuenta de ahorro, tiene un coste aproximado de 50.000€.

Tal vez, el punto más polémico de esta técnica de reproducción sea el importe que cobran las madres portadoras. Si es la primera vez que la mujer se somete a este procedimiento, el coste ronda los 25.000 €, en cambio sí es considerada una madre experimentada, se le suman cerca de 5.000 €.

Anuncios

Que presente probabilidades de gestar un parto múltiple adiciona unos 2.500 €. A los honorarios por gestación debe sumarse una compensación por cada intento, un seguro de vida, un plus si es cesárea y los costes de la intervención médica.

Todo gasto derivado se considera un extra por el que deberán responder los futuros padres.

¿Quiénes pueden ser madres de alquiler?

Dependiendo del país en el que se realice esta técnica de reproducción asistida, los requisitos para que una mujer lleve a cabo la gestación cambian.

En E.E.U.U. pueden ser madres de alquiler mujeres entre 29 y 35 años de edad. Sin embargo en Ucrania, la edad máxima se ha fijado en 40 años, siempre y cuando la mujer tenga al menos 1 hijo y sano. Debe acreditar una buena salud psicosomática y dar un consentimiento voluntario en el que presta su vientre. Firma además un contrato de prestación de servicios con la agencia y el programa médico y en algunos centros, además se acuerda por escrito las fases del programa gestacional a desarrollar que incluye derechos y obligaciones.

Anuncios

Tras el nacimiento del niño, la madre sustituta debe dar su autorización para que los promotores sean inscritos por el Registro Civil como padres del nacido.

En España la gestación subrogada es ilegal, según el artículo 10 de la Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida establece que el contrato por el que se convenga la gestación, con o sin precio, a cargo de una mujer que renuncia a la filiación materna a favor del contratante o tercero es nulo de pleno derecho.

Sin embargo, si contempla la inscripción en el Registro Civil de niños frutos de esta técnica siempre que el procedimiento se haya llevado a cabo en un país que posea regulación sobre esta técnica y que uno de los padres sea español y que exista una resolución judicial que garantice, entre otros aspectos, los derechos de la mujer gestante, actualmente el único país que emite dicha sentencia es EEUU. #Investigación científica #Medicina natural