Nosotros, los humanos, hemos estado usando la medicación para curar enfermedades desde los albores de nuestra especie. Existe cierta evidencia de que también otros animales pueden presentar este tipo de comportamiento, pero la evidencia ha sido difícil de conseguir.

Científicos de la Universidad de Helsinki, Finlandia, han demostrado ahora que las hormigas negras de la especie Formica fusca puede cambiar su gusto por la comida una vez expuestos a patógenos fúngicos. Es decir, que si las hormigas se encuentran mal por culpa de un hongo son capaces de cambiar su alimentación para contrarrestar esta enfermedad y mejorar su estado de salud.

Anuncios
Anuncios

Increíble, ¿no os parece?.

En estos casos las hormigas negras buscan un el compuesto de interés con peróxido de hidrógeno, que se puede encontrar en las plantas dañadas, otros insectos e incluso en cadáveres.

"Cuando las hormigas se alimentan de una dieta que contiene radicales libres adicionales éstas son capaces de sobrevivir a las infecciones de una forma muy significativa. Por otra parte, las hormigas también eligen la dieta incluyendo radicales libres adicionales después de ser expuestos a los hongos, pero no si no lo están", dice Dalial, de la Facultad de Ciencias Biológicas y Ambientales. Es decir, que estas hormigas no acostumbran a buscar alimentos con peróxido de hidrógeno de forma habitual, sólo lo hacen cuando de encuentran mal. Eso evidencia dos cosas, una que saben cuando están enfermas y necesitan algo que las cure y otra que saben que el peróxido de hidrógeno les sirve para recobrar la salud.

Anuncios

"Es sorprendente el descubrimiento de que las hormigas tienen una idea de su estado de salud y parecen ajustar la dosis de la medicina para eso", añade un colega investigador Nick Bos.

Es más, si las hormigas tomaran este peróxido de hidrógeno sin estar enfermas sería perjudicial para ellas, tal como ocurre con los medicamentos y los humanos, pero en caso que tengan infección les ayuda a eliminarla. No se sanan todas pero su porcentaje de supervivencia aumenta en un  20% más. #Animales #Investigación científica