Uno de los grandes problemas de la humanidad es disponer de recursos energéticos lo menos contaminantes posible y a precios asequibles. A lo largo de la historia el consumo energético ha ido en aumento y actualmente en los países desarrollados el consumo en enorme. Aparte en algunos países se ha disparado el consumo de forma ingente, tal es el caso de la República Popular China.

Con el avance de la ciencia, han ido surgiendo mejoras en la eficiencia energética y también nuevas formas de obtener energía. Por ejemplo con la implantación de luminarias LED se pueden lograr ahorros en el consumo eléctrico en torno al 80 %. Sin embargo parece que cuanto más se ahorra con una nueva tecnología, se desborda el consumo, y a la larga se sigue necesitando mas energía.

Anuncios
Anuncios

Sobre las fuentes de energía hay mucha información interesada y poco objetiva. Por una parte están las que podríamos llamar convencionales, por ejemplo petróleo y carbón, y por otra parte las conocidas como renovables, muy defendidas por ciertos sectores de la población, pero que sin subvenciones no serían viables. En este último grupo se encuentra la energía solar y la eólica, la hidráulica también es renovable, aunque su uso viene de hace muchos años y es rentable económicamente.

Y falta por citar la nuclear, actualmente es la más recomendable, es segura, con un precio asequible, los residuos, aunque peligrosos, están bien controlados. Sin embargo una sector de la población, sin conocimientos científicos, está en contra. Esto se debe al miedo a todo lo que lleva la palabra “nuclear”, promovido por grupos ecologistas a partir del ataque de EE.UU.

Anuncios

a Japón en la Segunda Guerra Mundial mediante bombas atómicas.

La energía nuclear se puede generar de dos formas, una que es la usada por las centrales nucleares en la fisión de átomos radiactivos como uranio. Este proceso consiste en la división del núcleo de un átomo, que se convierte en varios fragmentos con una masa casi igual a la mitad de la masa original más neutrones. La masa que falta se convierte en energía según la ecuación de Einstein (E=mc^2).

Hay otra posibilidad, se trata de la fusión nuclear, que se produce cuando dos núcleos poco densos sometidos a elevadas temperaturas se fusionan y forman un núcleo más pesado; esta reacción que tiene lugar en el núcleo de las estrellas libera gran cantidad de energía. Este procedimiento es mucho más “limpio” que la fisión y puede que sea la fuente “inagotable” de energía en el futuro. Es una tecnología que todavía está en ciernes. El progreso podría acelerarse, según un equipo del MIT (Instituto de Tecnología de Massachusetts) que ha propuesto el proyecto ARC.

Anuncios

La clave: una nueva generación de superconductores que pueden crear campos magnéticos más intensos, lo que simplifica el diseño de un reactor.  Su dispositivo tiene su origen en la idea de los tokamak, que hasta ahora no han logrado generar más electricidad que la consumida para su funcionamiento.

Gracias a los avances en el sector, los investigadores estadounidenses del MIT estiman posible el construir un reactor de fusión nuclear compacto, en sólo una década. Han utilizado nuevos superconductores ya disponible en el mercado, en base al óxido de bario, de cobre y de tierras raras, llamado Rebco, se obtienen en forma de cintas. Esta característica permitirá a los investigadores del MIT la fabricación de bobinas que generan campos magnéticos lo suficientemente intensos para confinar el plasma, la clave para un reactor de fusión #Energías renovables #Investigación científica