La ciencia podría evitar futuras extinciones de animales en el futuro. En América del Norte hay un hurón de patas negras que está entre las especies que se encuentran en extinción pero gracias a los exitosos esfuerzos hechos por conservacionistas y científicos del Lincoln Park Zoo este hurón podrá reproducirse genéticamente utilizando semen congelado de un hurón que murió hace aproximadamente 20 años.

El padre, "Scarface", así es como se le llama cariñosamente, fue uno de los últimos 18 hurones de patas negras que existió en el mundo en la década de los 80. A día de hoy han nacido 8 hurones descendientes del fallecido Scarface, aumentando significativamente la diversidad genética de esta población de hurones.

Anuncios
Anuncios

El trabajo ha sido publicado el 13 de agosto en la revista Animal Conservation con el título "La recuperación de la diversidad génetica utilizando espermatozoides criopreservados a largo plazo y la inseminación artificial en hurones en extinción".

Este estudio es el primero en proporcionar evidencia empírica de que la inseminación artificial con espermatozoides almacenados hace muchos años no sólo es posible sino también beneficioso para la diversidad genética de una especie en peligro de extinción.

"Lo que hemos hecho aquí con el hurón de patas negras es un excelente ejemplo de cómo la conservación de esperma puede beneficiar a los programas de recuperación de especies.", dijo David Wildt, autor principal, científico senior y jefe del Centro de Supervivencia de Especies en SCBI.

En los últimos años, el equipo de investigación ha estado desarrollando una tecnología de reproducción asistida como la inseminación artificial y la criopreservación de semen.

Anuncios

Los científicos recogieron muestras de semen de los hurones de patas negras adultos con edades comprendidas entre uno y seis años. 

SCBI desarrolló una técnica artificial de laparoscópica exitosa para la inseminación de hurones de patas negras. Los investigadores desarrollaron un tratamiento hormonal que provoca artificialmente la ovulación de la hembra. Luego depositan los espermatozoides frescos o congelados/descongelados del macho directamente en el útero de la hembra. El personal de mantenimiento de los animales monitoreó a las hembras embarazadas tomando mediciones de peso y usaron cámaras de circuito cerrado para controlar todos los movimientos y todo lo que ocurría.

Se utilizó el esperma de hurones machos que habían fallecido pero a los que les habían cogido muestras de semen y lo habían congelado años atrás y hembras vivas de la actualidad. Colleen Lynch seleccionó las parejas de donantes en función de varios parámetros genéticos como el parentesco de los padres y la endogamia para maximizar el beneficio genético de emparejamientos exitosos.

Anuncios

"Nuestros hallazgos muestran lo importante que es el banco de espermatozoides y los biomateriales para las especies de animales en peligro de extinción", dijo Paul Marinari, curadora principal del Instituto de Biología de Conservación Smithsonian. "Podrían ser de gran valor para los futuros esfuerzos en conservación de los animales, por lo que tenemos que hacer todo lo posible para recoger, almacenar y estudiar estos materiales en el presente." #Investigación científica