Los tsunamis en el mar Mediterráneo no son raros, de hecho según apunta la Agencia Sinc el 10% de todos los tsunamis se producen en este mar que separa África y Europa. Sin embargo, los grandes tsunamis se producen una media de una vez por siglo en el Mediterráneo y por lo general suelen tener su origen en el sur de Italia y en Grecia. Ahora un grupo de científicos ha realizado un modelo de generación de tsunamis producidos por terremotos y lo ha aplicado estas zonas para tratar de conocer los riesgos asociados y las áreas más expuestas. El estudio ha sido publicado en la revista "Ocean Science".

El equipo de investigadores, liderado por A.G.

Anuncios
Anuncios

Samaras, tenía como objetivo ver el comportamiento de estas olas gigantes a su llegada a las costas. El modelo ha sido aplicado para terremotos de magnitud 7 y ha hallado que las costas del sur de Italia y de Grecia se verían inundadas por olas de hasta 5 metros de altura. La zona más vulnerable serían las costas de la isla griega de Creta, en la que una zona de 3'5 kilómetros cuadrados quedaría sumergida bajo el tsunami.

Y es que estas zonas no son ajenas a estos fenómenos. En Messina, Italia, un #Terremoto de magnitud 7 en el año 1908 provocó un tsunami que llegó hasta los 10 metros de altura en algunos puntos y se llevó la vida de miles de personas. Siglos antes, en el año 365 después de Cristo, un fuerte seísmo de magnitud entre 8 y 8'5 se produjo en Creta y la ola gigante que se generó devastó ciudades a lo largo de esta región del mar Mediterráneo entre las que se incluyen ciudades de Italia, Grecia y Egipto, e incluso pudiendo llegar a las costas españolas.

Anuncios

España tampoco es ajena a los tsunamis. El más famoso es el que afectó a las costas atlánticas y a Portugal en 1755 después del gran terremoto de Lisboa. Sin embargo, más recientemente, en el año 2003, las costas españolas del Mediterráneo registraron un tsunami que se generó en frente a Argelia y alcanzó en Baleares alturas superiores a un metro, causando que decenas de embarcaciones se hundieran. El estudio de estas olas gigantes es clave para conocer el riesgo en cada región y para realizar los planes adecuados de prevención. #Investigación científica