La información fue publicada la semana pasada en la revista Science: por primera vez, se han observado en laboratorio fermiones de Weyl. En el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y en la Universidad de Princeton han detectado la partícula que había permanecido esquiva durante casi un siglo.



Las moléculas, por ejemplo el agua o una proteína están formadas por átomos, por ejemplo hidrógeno, carbono, oxígeno, que a su vez están constituidos por las llamadas partículas elementales. Estas partículas se dividen en dos grandes grupos: bosones, que son los responsables de las fuerzas que gobiernan el universo y los fermiones que son los componentes básicos de la materia.

Anuncios
Anuncios

La existencia de fermiones de Weyl había sido predicha en el año 1929 por el físico y matemático alemán Weyl. Durante muchos años, los investigadores pensaron que se trataba del neutrino. Pero en 1998, se verificó que el neutrino tiene masa, aunque muy pequeña. Sin embargo, la partícula de Weyl, a diferencia de los demás fermiones, carece de masa.

En opinión de los especialistas, todavía es demasiado pronto para saber si el descubrimiento encontrará aplicaciones prácticas. Algunos, los más optimistas, mantienen la esperanza de que ayude al desarrollo de una nueva electrónica, más rápida, y eficiente. Mientras que otros investigadores piensan en diseñar láseres más potentes.

El fermión de Weyl se ha observado con dos tipos de cristales

Hace apenas unas semanas, el equipo de la Universidad de Princeton había planteado teóricamente la existencia de fermiones de Weyl en cristales de arseniuro de tantalio (arseniuro de tántalo).

Anuncios

A continuación, los investigadores simularon decenas de estructuras cristalinas, considerando de interés el cristal asimétrico. La estructura fue validada mediante un espectromicroscopio de efecto túnel, enfriado en el entorno del cero absoluto (-273 ºC) y suspendido del techo para evitar vibraciones. Los cristales se sometieron entonces a un haz de fotones provenientes de un acelerador de alta energía. A la salida del haz, el tamaño, forma y dirección revelaron la presencia del hasta ahora esquivo fermión.

En el MIT, el método fue semejante. Pero los físicos han utilizado un cristal fotónico estructurado bajo forma de giroide. Un giroide es lo que los matemáticos denominan "una superficie mínima". Durante algunos años, los físicos asumieron que romper la simetría de tal superficie podría revelar los fermiones de Weyl. #Investigación científica