A ésto lo podemos llamar tener un mal despertar. El agujero negro V404 Cygni ha despertado y está devorando con fiereza a su estrella más cercana. Se encuentra a unos 8.000 años luz de la Tierra y es uno de los agujeros negros más cercanos a nuestro planeta. Se podría decir que V404 Cygni ha resucitado de su largo letargo, tras 26 años de inactividad, ya que su última aparición fue en 1989. Éste monstruoso agujero negro se encuentra en la vía Láctea y tras su "vuelta a la vida" está "comiéndose"con gran violencia a su estrella más cercana mientras expulsa masa. #Investigación científica

La observación de éste evento empezó a mitad del mes de Junio. Astrónomos de todo el mundo están aprovechando para realizar estudios éste evento, ya que se podría decir que es algo que sólo se puede ver una vez en la vida, es un acontecimiento único.


En su último período de actividad la erupción duró meses, por lo que los científicos creen que ésta vez será similar. Al parecer éste agujero negro entra en actividad periódicamente, ya que su última actividad fue en 1989 y además se data que ocurrió lo mismo en los años 30 y a finales de los 50, por lo que se estima que puede tener una frecuencia de entre 20 y 30 años.


Hasta 1989 se pensaba que era una estrella variable tipo nova, pero en el año 1989, con su erupción, se estudió y se pudo medir su masa y características. Actualmente se tienen medios muchos más avanzados que en 1989, por lo que se esperan poder realizar estudios que nos ayuden a conocer un poco más y así aprovechar ésta oportunidad que el universo nos ha dado.


V404 Cygni es un sistema binario que emite rayos X, ubicado en la constelación de Cygnus (cisne). Está formado por una estrella y un agujero negro. La gran mayoría de los sistemas binarios de este tipo (estrella y agujero negro) están "dormidos" aunque alguno de ellos entran en erupción cada no muchos años, y éste parece ser que entra en actividad cada 20 - 30 años.


Conocemos muy poco acerca del universo, pero esperemos que éste acontecimiento nos ayude a estudiarlo y conocer un poco más acerca de él. El cosmos nos ha dado una oportunidad que no podemos desperdiciar.