Por fin, ha llegado el día en que tendrá lugar el más espectacular fenómeno astronómico del mes de junio. Durante todas las noches del mes, los dos planetas más brillantes del Sistema Solar, Venus y Júpiter, han ido acercándose poco a poco en una mágica danza en la que han tenido como invitada de honor a la Luna durante los días 19 y 20 de junio.

Y hoy, 30 de junio a partir de la puesta del astro rey, el Sol, ese acercamiento llegará a su punto más álgido, llegará a su punto de encuentro más cercano: esta noche la distancia que separará a Venus de Júpiter será menor que el diámetro de nuestro Satélite; en efecto, se situarán a un tercio de grado de diferencia, lo que nos permitirá, a cualquier observador, tapar con el dedo meñique a ambos planetas.

Esta conjunción entre Venus y Júpiter se podrá observar a simple vista desde la Tierra y desde la puesta del sol, que tendrá su inicio a partir de las 21:30 horas de la noche de hoy, prolongándose a lo largo de la jornada de mañana, miércoles 1 de julio.

Además, esta astronómica y mágica danza se producirá bajo el mejor escenario posible, ya que se desarrollará bajo un fondo de estrellas, el formado por las estrellas de la constelación zodiacal de Leo.  

Sin duda, esta noche podremos presenciar, y a simple vista, un gran espectáculo astronómico: Júpiter y Venus bailarán "pegados" bajo la constelación zodiacal de Leo. Una exhibición celeste que ningún amante de los misterios del Universo se puede perder. Yo no me la voy a perder, y ¿tú? 

Para que no te pierdas este espectacular evento, apúntalo en tu agenda. Recordad que hoy, a partir de la puesta de sol, tenemos una cita ineludible con Júpiter y Venus, que nos invitarán a danzar en uno de los mejores escenarios del mundo: bajo las estrellas de la constelación zodiacal de Leo.

Hoy tenemos una oportunidad única para vivir uno de los espectáculos celestes más hermosos del año, pues a partir de mañana ambos planetas cogerán caminos distintos e irán separándose paulitanamente hasta llegar a su distancia originaria.   #Investigación científica #Secreto #NASA