El grafeno es un material formado por el elemento químico carbono (elemento del grupo IV de la tabla periódica, como el silicio y el germanio), puro sin ningún añadido, sus átomos están dispuestos formando un patrón regular con estructura hexagonal, es similar al grafito (otro compuesto de carbono), pero con una estructura de láminas de un átomo de espesor. Una de sus características más destacadas es que es muy ligero, por ejemplo una lámina de un metro cuadrado tiene una masa de tan sólo 0,77 miligramos. A su vez es 200 veces más fuerte que el acero y su densidad es semejante a la de la fibra de carbono, y comparado con el acero es cinco veces más ligero.

Es tal la importancia del grafeno, que los investigadores rusos Andre Geim y Konstantin Novoselov por sus trabajos pioneros en el desarrollo del grafeno, fueron galardonados con el premio Nobel de Física en el año 2010.

Anuncios
Anuncios

Este material se aisló por primera vez en el año 2004, y actualmente se postula como reemplazo del silicio para el desarrollo de semiconductores electrónicos en los que previsiblemente se sustentarán los futuros ordenadores.

Un equipo de investigación del departamento de Ingeniería de Exeter (Reino Unido), dirigido por la profesora Mónica Craciun, ha empleado una nueva técnica para crear el primer sensor de contacto flexible y transparente, que podría permitir el desarrollo de piel artificial para su uso en la fabricación de robots. Craciun, piensa que el descubrimiento podría allanar el camino para una "revolución industrial impulsada por el grafeno". Afirma: "la perspectiva de una 'revolución industrial impulsada por el grafeno' está motivando una intensa investigación sobre la síntesis de grafeno de alta calidad y bajo coste".

Anuncios

Actualmente, el grafeno industrial se produce utilizando una técnica llamada deposición de vapor químico (CVD). Aunque se han producido avances significativos en los últimos años en esta técnica, todavía es un proceso muy costoso y que consume mucho tiempo".

Científicos de Exeter han descubierto una nueva técnica (CVF de paredes frías), que logra crecer el grafeno en un sistema industrial, mediante equipamiento de última generación, desarrollado por la compañía Moorfield. Este sistema llamado nanoCVD se basa en un concepto ya utilizado para otros objetivos de fabricación en la industria de semiconductores. Esto significa que la industria de semiconductores podría, producir de manera masiva grafeno en las instalaciones actuales en lugar de tener que construir nuevas plantas de fabricación. Esta nueva técnica permite crecer grafeno 100 veces más rápido que los métodos convencionales, reduce los costos en un 99% y mejora la calidad electrónica. Los resultados de la investigación fueron publicados en la revista dedicada a materiales, Advanced Materials.

Anuncios

#Investigación científica

El equipo de investigación utilizó esta nueva técnica para crear el primer sensor táctil flexible y transparente basado en grafeno. Los investigadores creen que los sensores pueden utilizarse no sólo para crear electrónica más flexible, sino también una piel electrónica verdaderamente flexible que podría ser utilizada para revolucionar los robots del futuro. Como se puede ver con mucha frecuencia en diversos medios de comunicación, el grafeno parece tener un gran futuro en muchos campos de la tecnología, aunque la realidad puede que nos lleve a disminuir el optimismo.