Según el mismísimo Ideal, las personas salvaguardamos cientos de ácaros microscópicos que habitan en nuestra cara. No te lo esperabas, ¿a que no?


 Aunque se asegura que son inofensivos para el ser humano, para la sorpresa de muchos, vivimos con dos tipos de ácaros en nuestra piel facial desde los tiempos de nuestros ancestros homínidos: el Demodex folliculorum y el Dermodexbrevis. 


- Demodex folliculorum: es un ácaro de menos de 0'4mm que vive en los poros y folículos. Se puede encontrar en la frente, la nariz, la mejilla, la barbilla y a menudo, la raíz de las pestañas. Tiene aspecto de lombriz y sus extremidades son pequeñas y anchas cual tocones.
- Dermodex brevis: a diferencia del "Demodex folliculorum", este minúsculo ácaro habita en nuestras glándulas sebáceas. Son considerados como "comensales", ya que no perjudican ni benefician al anfitrión. Aunque podría darse un desnivel que sí acabara perjudicando, como por ejemplo, si se da la demodicosis.


 Además, se descubrió que son muy desagradables, con cierto parecido a las arañas y los cangrejos, es más, sus parientes más cercanos son ni más ni menos que las garrapatas, sí, como lo leen: tienen ocho patas cortas y gruesas cercanas a su cabeza y un cuerpo alargado cual lombriz. Así pues, suerte que sólo podemos verlos a nivel microscópico.


Somos pues, los encargados de cuidar a estos "huéspedes" y ofrecerles un hábitat, como ya se ha hecho a lo largo de los últimos 20.000 años, así que deberemos ser capaces de lidiar con ello con un toque de humor.


Por otro lado, la BBC.co también realizó un reportaje acerca de estos "simpáticos" compañeros de vida, y como aseguraba, no son visibles y no nos afectan, pero están ahí, y son tan comunes que podrían dar importantes detalles a través de su ADN sobre nuestra historia evolutiva.


Más de uno creerá que un poquito de jabón y adiós bichos, porque a nadie le hace ilusión confiar en esta investigación y concienciarse de que vive con una multitud de "arañas cuerpi-largas", pero lo cierto es que no se pueden eliminar: por mucho que uno se lave, los ácaros volverían a nuestra cara a través del contacto con otras personas o con #Animales.


Y lo cierto es que estos ácaros tienen fijada su resistencia por cientos en nuestras glándulas sebáceas y folículos capilares. ¿Y de qué se alimentan? te preguntarás: pues según afirman los especialistas (entre ellos el reportaje de la BBC), estos seres se alimentan de las células muertas de la piel o la grasa que estas producen.


No debemos olvidar, que estos no son los únicos microorganismos "extraños" que habitan en nuestro cuerpo, pues hay numerosos microorganismos que forman parte ni mas ni menos que del 90% de nuestras células. Curioso, ¿no crees?
#Investigación científica