Las últimas declaraciones del aclamado científico, Stephen Hawking, no podían ser más alarmantes: según ha advertido, la raza humana tendría un límite de 1.000 años para trasladar su vida diaria al espacio o morir. “Debemos continuar las expediciones al espacio por el bien del futuro de la humanidad”, declara, “No creo que podamos sobrevivir otros 1.000 años sin escapar de nuestro frágil planeta”.

Su discurso ha tenido lugar utilizando la tecnología holográfica más puntera: las palabras de Hawking han viajado desde su oficina en Cambridge hasta la Ópera de Sydey para no dejar indiferente a la comunidad científica reunida.

Anuncios
Anuncios

Palabras que han concluido con un solemne “debemos mirar arriba, a las estrellas y no abajo, a nuestros pies”, por parte del célebre científico.

El discurso de Hawking, que tuvo lugar en dos partes, intentó llamar a la investigación de la comunidad científica y alentar a la curiosidad como motor para ésta. “Intentad buscar el sentido a lo que veis y preguntaos qué hace que un universo exista. Sed curiosos y no persistáis”.

A pesar de las críticas que la idea levanta en la comunidad científica, no es la primera vez Stephen Hawking hace un discurso similar advirtiendo del daño irreparable tras los grandes avances en inteligencia artificial y la barbarie humana. Tras esto, el único remedio aportado por el físico sería el abandono del planeta en menos tiempo del estimado hasta ahora por la comunidad científica, que aún investiga los ecosistemas de planetas cercanos como Marte en búsqueda de un hábitat no hostil.

Anuncios

A pesar de la seriedad de las palabras de Hawking en un principio, al final de la charla encontró tiempo para relajar la tensión creada haciendo referencias a Star Trek con un "beam me up, Scotty!" y bromas sobre la partida de uno de los miembros de la popular banda One Direction, asegurando que en un universo paralelo, éste aún seguiría en el grupo. Tras esto, su imagen creada digitalmente -hecha utilizando dos cámaras fijas que filmaban al científico, para luego procesar el vídeo y reproducirlo utilizando una tecnología especial en la Ópera- desapareció. #Crisis #Investigación científica