Después de la luna de sangre del sábado 4, la tercera de la denominada Triada de Lunas de sangre y su misteriosa evocación de profecías apocalípticas, el mes de abril nos sigue ofreciendo fantásticos espectáculos celestes.

El primero de ellos tendrá lugar esta misma noche. Desde la medianoche de hoy (22 de abril) se podrá observar a simple vista -sin necesidad de telescopios, prismáticos o gafas especiales- una de las lluvias de estrellas más fascinantes de las existentes, la de las Líridas.

Esta lluvia de estrellas toma su nombre, como las otras muchas que hay a lo largo del año (hasta 150), de la constelación de estrellas de donde provienen los meteoros que las provocan. Así, las Líridas provienen de la constelación Lira, donde se ubica el Cometa Thatcher que es el causante de esta espectacular lluvia de estrellas, donde los meteoros caerán en número de 200 por hora.

Este sensacional espectáculo de estrellas fugaces podrá observarse a partir de la medianoche de hoy en todos los lugares del mundo, aunque tendremos mayor suerte las personas que residamos en el hemisferio norte, ya que podremos verla en su máximo apogeo con mayor nitidez.

Pero las Líridas no serán la última exhibición astronómica que podamos observar durante el mes de abril las personas amantes de tales fenómenos celestes, pues también podremos disfrutar de otra lluvia de estrellas, las llamadas Pi-Púppidas, cuya actividad máxima (meteoros por hora) tendrá lugar en la medianoche de mañana, 23 de abril. Sin embargo, esta sucesión de estrellas fugaces sólo tendrán la suerte de visualizarla las personas residentes en el hemisferio sur, para el que está reservada esta lluvia de estrellas debido a su débil tasa de meteoros (entendida como el número de meteoros que caen por hora).

Estas Pi-Púppidas se cree que proceden de los restos del Cometa Grigg-Skjellerup, cuyo radiante se encuentra ubicado en la constelación austral Puppis, que se originó tras la fragmentación en tres partes de la constelación Nave Argo, siendo la Puppis la mayor de ellas.

Así pues, habrá que cambiar el refrán español de "en abril, aguas mil", por el de "en abril, estrellas mil", y razón no nos falta, ya que en menos de 48 horas podremos observar a lo largo de todo el globo terráqueo dos espectaculares lluvias de estrellas: las Líridas, en la medianoche del 22 y hasta el alba del 23, y las Pi-Púppidas, a partir de la medianoche del 23. Durante estos días, ambas sucesiones de estrellas fugaces se encontrarán en su pico máximo, pero no dejarán de llover estrellas hasta el 28 de abril. Sólo nos queda que el tiempo acompañe y las nubes no tapen las estrellas. #Investigación científica #Secreto