La extinción del Triásico es una de las grandes extinciones que han ocurrido en la Tierra. Acabó con la mitad de las especies conocidas de aquel periodo geológico. Esta liberación de nichos ecológicos permitió que los dinosaurios comenzaran a expandirse y dominaran el planeta en el periodo siguiente, el Jurásico.

Según un estudio de la Universidad de Southampton enviado a la revista Geology y titulado "Episodic photic zone euxinia in the northeastern Panthalassic Ocean during the end-Triassic extinction", la alteración del equilibrio bioquímico en los océanos fue la clave que inició la extinción del Triásico. Una condición marina denominada "zona fótica euxinia" se dio en el océano Panatalasa, que ocupaba la mayor parte de la superficie terrestre.  

La zona fótica euxinia es una situación en que la parte marina a la que llega la luz del sol se queda sin oxígeno, lo cual conlleva un aumento del ácido sulfhídrico, o sulfuro de hidrógeno, que es la sustancia química que desprenden los microorganismos anaerobios, aquellos capaces de vivir sin oxígeno en condiciones extremas.

Anuncios
Anuncios

La existencia de la zona fótica euximia ha sido reconocida por estudios anteriores en zonas poco profundas cercanas a las costas. En el nuevo estudio, los científicos de Southampton aportan evidencias de que fue una situación generalizada. Que se extendiera por el mayor océano de la Tierra en aquel periodo fue catastrófico para los seres vivos.

El motivo habría sido la intensa actividad volcánica que se dio por la paulatina fragmentación de Pangea, el continente único de la Tierra. Según se separaban las placas tectónicas, se liberaron a la atmósfera grandes cantidades de gases de efecto invernadero. El rápido aumento de temperaturas habría provocado importantes cambios en la circulación de las corrientes marinas y su acidificación, lo que afectó al ciclo de nutrientes. La cadena alimentaria se cortó en su nivel más básico, la producción de oxígeno.

Anuncios

La falta de oxígeno en los mares hizo desaparecer un tercio de las especies marinas. Posteriormente, la extinción se extendió a los animales terrestres.

La profesora Jessica Whiteside, una de las autoras del estudio, no puede evitar la comparación con el presente. Según la científica de la Universidad de Southampton, la velocidad a que los volcanes liberaron los gases de efecto invernadero en el Triásico es similar a la que está provocando la quema de combustibles fósiles hoy en día. Conocer con precisión las consecuencias en aquellos tiempos, afirma, podría informarnos sobre los efectos de la actual crisis climática.