Información acerca de las variaciones en la gravedad de todo el planeta podría ayudar a los buscadores a encontrar lugares prometedores donde el calor del subsuelo puede ser aprovechado para generar electricidad.

Estos datos provienen del satélite GOCE de Europa, que esbozó el campo gravitatorio de la Tierra desde 2009 hasta el 2013 en alta resolución. Esta detección presentada ahora ayudará para acotar la búsqueda de los puntos principales para poner las futuras centrales eléctricas.

La Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA) ha publicado la información en un atlas mundial especial. En paralelo, los científicos del GOCE han estado discutiendo el trabajo en la Asamblea General de la Unión Europea de Geociencias en Viena, Austria.

Anuncios
Anuncios

Aunque es un gran potencial de recursos, la geotérmica actualmente representa menos del uno por ciento de la generación de la electricidad mundial. Se espera que los mapas de GOCE ahorren parte del esfuerzo y recursos, señalando cuales son las mejores zonas, donde la corteza continental se encuentra más fina.

Mientras volaba alrededor del planeta, el satélite pudo observar diferencias muy sutiles en la atracción de la gravedad de un lugar a otro. Esta variación en la señal de la gravedad es más evidente en grandes montañas y las más profundas fosas oceánicas. Pero mediante el procesamiento de los datos del GOCE, los científicos también pueden desentrañar los detalles de las diferentes capas de roca y estructuras dentro de la Tierra.

Para IRENA, las investigaciones de GOCE han aportado dos tipos de modelo de gravedad: uno llamado "de aire libre" y otro llamado "Bouguer".

Anuncios

El mapa de la gravedad de aire libre da ideas sobre estructuras particulares que podrían favorecer la energía geotérmica.

El mapa Bouguer, por otro lado, da detalles del espesor de la corteza. Los prospectores todavía necesitan otros tipos de información para encontrar los depósitos de calor, pero estos datos dan un buen lugar para empezar, sobre todo para algunos países donde los estudios geológicos locales pueden ser muy difíciles de llevar a cabo.