La Organización Nacional de Trasplantes (ONT) es el organismo coordinador perteneciente al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, que tiene como principal función  la obtención y utilización clínica de órganos, tejidos y células.

El Doctor Rafael Matesanz, director de la ONT considera que el trasplante de útero aún se encuentra en una etapa experimental. “Cualquier nuevo procedimiento necesita evaluarse durante años, ver muchos casos para conocer pros y contras, y luego incluirse en clínica de manera habitual. En modo alguno eso ha ocurrido con el trasplante de útero.”

En cuanto al conocimiento que se tiene de los posibles riesgos, tanto para la donante como para la persona trasplantada, Matesanz considera que, específicamente en esta clase de operación, no existe aún material divulgativo.

La ONT es la encargada de recibir las solicitudes de trasplantes experimentales en España. El de útero está en esa categoría como el de cara y brazos. Podrían enviarse solicitudes de aprobación a la entidad siempre que haya una autorización de la Comunidad Autónoma para el hospital en dónde se vaya a efectuar el trasplante. “Tiene que ser un proyecto que haya pasado el comité de ética local y un receptor adecuado. Solo entonces y siempre considerando caso por caso al tratarse de un trasplante experimental.”

Estas intervenciones generan inevitablemente una polémica que gira en torno a la ética y la moral, entre la ciencia y la particularidad. Para el doctor Rafael Matesanz no hay dudas, “es un trasplante que somete a un riesgo mas que discutible a donante y receptor, no para tratar una enfermedad, sino para tener un hijo. Va a significar un gasto importante, en presencia de otras necesidades sanitarias más perentorias y con unos resultados, por ahora, bastante pobres. Sin duda hace un flaco favor a un sistema de donación y trasplantes diseñado para tratar enfermedades de otra manera incurables y que necesita de la donación de la sociedad y de la financiación pública”.

El modelo español utilizado para la captación y donación de órganos es un ejemplo a nivel mundial. Luego de la creación de la ONT y de la Ley Nacional que regulara tal fin, el país ha pasado de 14 donantes por millón de personas a 34,6, logrando el índice más elevado del planeta.

Como director de la entidad y co-responsable de este logro, el doctor Matesanz cuenta como se ha llegado a esta situación. “Es un sistema organizativo basado en la presencia en todos los hospitales de coordinadores médicos de trasplantes, intensivistas, muy bien entrenados para la obtención de donantes, con un organismo como la ONT encargado de su formación, coordinación y elaboración de protocolos. Todo ello con un sistema público de salud de cobertura universal donde se integran, obligadamente, todos los trasplantes de órganos.”

La Ley de Trasplantes en España cumple 25 años, durante este tiempo se han realizado más de 53.708 trasplantes de órganos. Alrededor de 200.000 personas recibieron un trasplante de tejidos o células. La máxima supervivencia tras un trasplante renal funcionante lograda en el mundo ha sido de 41 años. #Investigación científica